MSC fía gran parte de su proceso de descarbonización al futuro que puedan ofrecer el hidrógeno y los biocombustibles para el transporte marítimo de contenedores.

Para cumplir con los objetivos de la política medioambiental de la OMI para descarbonizar el transporte marítimo, MSC está explorando y probando activamente una gama de combustibles y tecnologías alternativos y ya está abasteciendo activamente biocombustibles a escala.

El GNL de origen fósil sigue siendo una opción de transición para la compañía, aunque, al mismo tiempo, el apoyo del sector, según la naviera helvética, podría ayudar a acelerar el desarrollo de hidrógeno limpio en beneficio de toda la industria del transporte de contenedores.

Sin embargo, en este contexto existen algunos retos en relación con esta alternativa energética relacionados con la densidad, el volumen y la manipulación segura.

Así mismo, el grupo naviero también es pionero en el uso a gran escala de mezclas de biocombustible para buques portacontenedores y ya está abasteciendo de combustible de manera responsable hasta un 30% en Rotterdam.

Por otra parte, sus portacontenedores de la clase Gülsün ya prevén la opción de convertir en el futuro a GNL como un combustible puente potencial como parte de la transición de la industria hacia cero. -Futuro de carbono.

En su último informe de sostenibilidad, MSC detalla su trabajo en su transición hacia energías alternativas, así como la propuesta realizada a la OMI de crear un nuevo fondo de I+D para apoyar la reducción de emisiones contaminantes en el sector marítimo.