astilleros de Navantia en cadiz

Los Suezmax se construirán principalmente en el astillero de Puerto Real.

Navantia ha iniciado la fabricación del primero de los petroleros Suezmax para Ondimar Transportes Marítimos, del Grupo Ibaizábal, que se van a construir en gran medida en el astillero de Puerto Real, exceptuando algunos bloques que se construirán en Ferrol.

Con este contrato, el astillero regresa a la construcción de petroleros después de dos décadas sin fabricar este tipo de buques. Para llevar el proyecto a buen término, cuentan con el apoyo y la experiencia de DSEC, la empresa de ingeniería de Daewoo, que se encarga del suministro de ingeniería, equipos y materiales.

De los cuatro barcos encargados por el momento, los dos primeros se incorporarán a la flota de Cepsa bajo la modalidad de time charter, según el acuerdo que han firmado con Ibaizábal para renovar su flota con las optimizaciones más avanzadas, tanto en eficiencia energética como de transporte de carga y seguridad.

En diciembre de 2015 la sociedad de clasificación Lloyd´s Registers certificó las quillas de los buques, que según el contrato, debían estar puestas antes de acabar el año para adecuarse a la actual normativa internacional en la construcción de estos petroleros.

725.000 horas de trabajo

La construcción de cada Suezmax supondrá unas 725.000 horas de trabajo, por lo que el volumen de mano de obra será de unos tres millones de horas de trabajo repartidas entre la bahía de Cádiz, la ría de Ferrol y las empresas auxiliares.

A partir de ahora, con la continua recepción de materiales desde Corea, el ritmo de trabajo aumentará considerablemente. De hecho, la primera nave se entregará a finales de 2017 y el contrato supondrá unos 3.100 empleos entre directos, indirectos e inducidos. Además, el astillero aspira a conseguir el contrato para un quinto y sexto petrolero, que de momento son opcionales.

Navantia, gracias a su nuevo acuerdo con Daewoo, puede competir en el mercado global, ofreciendo un precio competitivo y un plazo adecuado para las necesidades del  cliente, sin los riesgos asociados al inicio de un nuevo proyecto.

Actualmente, está consolidando su proceso de transformación para ser una empresa de construcción naval, competitiva y sostenible, eminentemente militar pero también civil, internacional y con capacidad de diversificación productiva.