Un nuevo servicio ferroviario directo para el transporte de vehículos entre Alemania y el puerto de Barcelona ha efectuado su primera operativa de descarga en las instalaciones portuarias de la capital catalana. La conexión es la única hasta el momento que no requiere hacer un transbordo o cambio de ejes en la frontera francesa.

El tren, que ha salido desde la terminal de Kornwestheim, tiene una longitud de 685 metros, lo que lo convierte en el más largo de ancho internacional que ha entrado nunca en la península ibérica. En este primer servicio ha transportado unos 250 vehículos de una compañía automovilística alemana que serán posteriormente distribuidos por España.

Esta conexión ferroviaria internacional, operada por DB Cargo, se inicia con un servicio semanal y está previsto que se extienda hasta tres semanales antes de que acabe el año.

La Autoridad Portuaria de Barcelona, Renfe, Autoterminal y Setram están involucrados en esta iniciativa, que permitirá ampliar los servicios de transporte de vehículos por ferrocarril de la instalación portuaria e incluirá conexiones con diferentes instalaciones y empresas de automoción de España, Francia y Alemania.

Barcelona es el principal puerto del país y del Mediterráneo en el ámbito del tráfico de vehículos y el único de la península ibérica conectado directamente a la red ferroviaria europea. En 2017, el porcentaje de automóviles que han llegado o salido del recinto portuario en tren se ha situado en el 32%.