Renfe Mercancías ha comenzado a operar este miércoles un tren refrigerado con una carga de pescado congelado en contenedores reefer entre los puertos de Algeciras (Cádiz) y Marín (Pontevedra). Los más de 1.650 km de recorrido le convierten en el tren refrigerado que cubre una mayor distancia a nivel nacional.

La periodicidad de este servicio prestado para Maersk es semanal, con una frecuencia en cada sentido. La salida de la terminal del puerto de Algeciras se produce los miércoles a última hora del día, y el regreso desde la terminal del puerto de Marín está programado para los sábados a media tarde. No se descarta la posibilidad de ampliar la frecuencia.

Los viajes de prueba comenzaron en el mes de diciembre. La composición del tren, con una longitud total de 290 metros, es de 21 vagones.

Para suministrar la energía necesaria para los equipos frigoríficos de los contenedores, a través de un cableado que recorre el tren, se han montado dos generadores, uno en uso durante todo el recorrido, y uno segundo de reserva, con el fin de garantizar el transporte de la mercancía en óptimas condiciones.

Renfe Mercancías suma así un nuevo servicio, que ya se había prestado de forma esporádica hace muchos años pero sin continuidad, para un cliente como Maersk aprovechando las ventajas de la intermodalidad de las terminales que tiene en los puertos de Algeciras y Marín, en una apuesta por el ferrocarril como medio de transporte para reducir su huella de carbono.

La incorporación de los trenes refrigerados al transporte de mercancías abre nuevas oportunidades a favor de una estrategia de transporte sostenible para las empresas que trabajan con producto perecedero, para transportar a larga distancia cargas importantes de alimentos congelados o refrigerados.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px