mega-44-toneladas-a-2-2018

Los vehículos de 44 toneladas generan una gran división entre transportistas y clientes.

Desde que el sector del transporte de mercancías por carretera amagó con un paro a finales de 2018, «no hay mesa abierta, ni perspectiva de que se vaya a abrir» para reunir a los transportistas con sus clientes con el fin de afrontar la introducción de los vehículos de 44 toneladas, según ha anunciado Alejandro Sánchez, director de Cadena de Suministro en AECOC, durante la presentación del Foro Nacional del Transporte que se celebra en Madrid el próximo 21 de marzo.

En aquel momento y con el planteamiento del sector, «no parecía el momento de entrar a debatir las 44 toneladas», como afirma el director de Cadena de Suministro de Aecoc, y ahora, meses después, el parón en las negociaciones es de gran calado, e incluso los cargadores parecen molestos hasta cierto punto porque ni los transportistas ni la Administración han pedido sus puntos de vista en una negociación bilateral con puntos que les afectan directamente a cada uno en su medida.

En este sentido, para Aecoc «no existe una línea clara de avance en relación con las 44 toneladas«. Es más, hasta parece como si la negociación con el Comité Nacional de Transporte pareciera, respecto a la modificación de los pesos y dimensiones de los vehículos pesados para el transporte de mercancías, «una vía muerta», pese a que la organización hace un balance moderadamente positivo del uso de megacamiones, de los cuales ya circulan más de 200 por las carreteras españolas y dado que el sector parece haber tomado una posición en contra clara y sin fisuras.

A esta situación tampoco ayuda el actual momento político que vive España, a escasas semanas de que se produzcan unas Elecciones Generales que podrían dar como resultado un Parlamento aún más fragmentado que el actual.