Esta semana, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha mantenido una reunión bilateral con la comisaria europea de Transporte, Adina Valean, en el marco del Consejo Informal de Ministros de Transportes y Energía de la Unión Europea que se ha celebrado en la localidad eslovena de Pedroslje.

Entre otros asuntos, ambas representantes políticas han analizado la situación de la regulación de la estiba en España.

En concreto, el propio Ministerio aclara que «en lo que se refiere a la modificación jurídica de los centros portuarios de empleo», la máxima responsable del Departamento le ha señalado a la comisaria «la necesidad de garantizar en el sector una evolución continua y a ritmos razonables, que evite conflictos laborales».

El fraseo utilizado parece referise a las dificultades existentes, tanto desde el punto de vista legal, como de la propia negociación, para encontrar una solución definitiva para el acuerdo marco de la estiba.

En este sentido, Transportes parece estar ganando tiempo y buscando la complicidad de la Comisión para coseguir un período de adaptación del sector a su futuro marco regulatorio más liberalizado, intentando evitar cualquier movilización de los estibadores, algo que afectaría muy negativamente al tráfico portuario y con lo que denota más cercanía con los trabajadores que con las empresas.

De igual modo, estas palabras parecen alineadas con las expresadas por la propia ministra en el Congreso de los Diputados, cuando aseguró que su Departamenteo sigue «trabajando con el objetivo de dar seguridad jurídica al sector, y muy especialmente en buscar el necesario equilibrio entre el respeto a la normativa de competencia y también la salvaguarda y garantía de los derechos de los trabajadores, verdaderos puntales de un sector esencial para nuestro país».

Mientras, Puertos del Estado sigue trabajando con la intención de que este proceso no se demore más allá del mes de octubre, a expensas de que el acuerdo cumpla con todos los requisitos jurídicos.