El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha recibido en el aeropuerto madrileño de Barajas el primer cargamento de menos de 1,2 millones de mascarillas este sábado, 28 de marzo. Se trata del primer cargamento del total de los ocho millones de mascarillas que se anunció hace una semana que compraría el ministerio de Transportes para los trabajadores del sector.

De ese volumen adquirido con cargo a Puertos del Estado, el Departamento que dirige José Luis Ábalos no destinará ninguna unidad a empresas privadas del sector del transporte de mercancías por carretera.

La absurda guerra pública entre asociaciones de hace unos días, que solo puede calificarse de auténtica charlotada, no ha servido para nada.

Esta misma incapacidad no solo es propia del transporte, sino que, además, también se extiende a los ámbitos logístico y marítimo.

Conductores, carretilleros, mozos, repartidores, personal de preparación de pedidos, entre otros, tendrán que seguir llevando a cabo una labor de riesgo a cuerpo, sin la protección adecuada, ante la también más que manifiesta incapacidad y falta de previsión de sus propias empresas, sobrevenida en algunos casos, negligente en otros, para conseguir protección para su personal, su propia gente, en definitiva.

El reparto

Este primer envío incluye más de 725.000 mascarillas de protección FFP2, que se destinarán a su distribución entre los trabajadores del sector público en el ámbito del transporte de competencia estatal.

Así pues, los equipos se destinarán a empleados de Adif y Adif Alta Velocidad, Renfe-Operadora, Enaire, Aena, Puertos del Estado y Correos, por lo que tampoco cabe reprocharle al Ministerio que proteja, antes que nada, a su propio personal.

De igual modo, otras 75.000 se destinarán al Ministerio del Interior, para su reparto entre los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad, mientras que otras 387.000 mascarillas quirúrgicas se entregarán al Ministerio de Sanidad, para su distribución a los establecimientos sanitarios.

Transportes justifica la escasez del material recibido en este primer envío como consecuencia del «avance exponencial del COVID-19 en todo el mundo ha incrementado a nivel global la demanda de material de protección para el abordaje del virus».