DSV esta decidido a quedarse con Panalpina

La operación parece casi cerrada tras el espaldarazo de la Comisión Europea.

La Comisión Europea ha dado su visto bueno esta misma semana a la operación de compra de la suiza Panalpina por parte de la danesa DSV, a la vista de que la operación no ofrece riesgos para la competencia.

Para fundamentar esta opinión, las autoridades europeas han valorado la «moderada» cuota de mercado que tienen ambas, así como «un gran número de competidores» en el mercado logístico tanto de la Eurozona, como en otras áreas del planeta.

El pasado mes de abril, DSV y Panalpina anunciaron un acuerdo definitivo para que la danesa se haga finalmente con la helvética, a través de una oferta pública de adquisición por todas las acciones de Panalpina que cuenta con el respaldo de los dos consejos de administración.

El proceso de compra arrancó en enero, cuando DSV presentó “una propuesta privada e indicativa para adquirir Panalpina que el consejo de administración de esta última consideró en su momento una oferta “no solicitada y no vinculante.

Posteriormente, el mayor accionista de Panalpina, la Fundación Ernst Göhner, rechazó la propuesta de compra no vinculante presentada por el operador logístico danés que, de este modo, se vio obligado a subir su oferta.

Ahora, DSV cuenta con el apoyo del 69,9% del capital social de Panalpina, incluyendo el de su accionista mayoritario, para esta oferta que coloca el valor de la transacción en los 4.600 millones de francos suizos, unos 4.118 millones de euros al cambio, a razón de 195,8 francos suizos por título valor del operador helvético, el equivalente a unos 175,27 euros.

Una vez se complete la operación, el consejo de DVS propondrá en junta extraordinaria el cambio de denominación de la nueva compañía, que de este modo pasaría a llamarse DSV Panalpina, y que implicaría el nacimiento de un nuevo gigante logístico mundial, con unos ingresos estimados de 15.800 millones de euros, 60.000 empleados y actividad en 90 mercados internacionales.