Volkswagen detecta nuevas irregularidades en los modelos Caddy y T6 de 2016.

Los propietarios podrán disponer de un vehículo de sustitución.

Volkswagen continúa implementando soluciones técnicas para todos los vehículos del grupo que circulan por las carreteras sin cumplir con los estándares de emisiones.

Así, la Autoridad Federal del Transporte (KBA) en Alemania acaba de dar el visto bueno a las modificaciones que el fabricante tiene previsto realizar en 1,1 millones de vehículos de los modelos Tiguan y Caddy, con lo que ascenderían a 2,5 millones las unidades aprobadas en lo que va de año.

Todas las marcas del grupo que se han visto afectadas por el escándalo de los motores trucados están ya listas para llevar a cabo las actualizaciones requeridas y han empezado a contactar a los dueños de los vehículos para fijar las citas y responder cualquier cuestión al respecto.

El proceso en los países europeos se llevará a cabo según lo que estipule cada uno de ellos. En el caso de Alemania, los clientes han sido informados por carta de que su vehículo era uno de los afectados y posteriormente, se les ha vuelto a contactar del mismo modo para establecer qué día y qué servicio técnico preferían para comenzar con los cambios.

Los consumidores no incurrirán en ningún coste derivado de las medidas técnicas que se apliquen en sus motores, y además, podrán disponer de un vehículo de sustitución totalmente gratuito en el tiempo en que el suyo se encuentra en el taller.

El fabricante continúa trabajando en la implementación de soluciones para resolver por completo el problema, teniendo en cuenta el calendario y plan de acción fijados por la KBA.

En cualquier caso, los vehículos afectados son técnicamente seguros y adecuados para la conducción, por lo que los propietarios pueden seguir utilizándolos sin ningún tipo de restricción.