Volkswagen sigue avanzando en la resolución del conflicto de los motores trucados, que afecta a varios países. Entre ellos, Estados Unidos, donde el Tribunal del Distrito Norte de California ha dado su aprobación preliminar al acuerdo del 28 de junio con el Comité de Dirección de los Demandantes en lo que respecta a los modelos con motor 2.0L TDI que se hayan visto afectados.

El fabricante comenzará a implementar las soluciones negociadas en cuanto el Tribunal dé su aprobación final, probablemente en otoño. Todos los usuarios con motores trucados recibirán una notificación informándoles de sus derechos y opciones.

En concreto, los propietarios tendrán que elegir entre vender su vehículo a la compañía, dar por terminado su contrato de ‘leasing‘ sin ningún tipo de penalización, o quedarse con su vehículo y que sea modificado para cumplir con la normativa de reducción de las emisiones.

En este caso, será necesario esperar hasta que la propuesta del fabricante sea aceptada por la Agencia Estadounidense de Protección Medioambiental y la Junta de Recursos del Aire de California. Los compradores que seleccionen una de estas opciones recibirán, además, una compensación económica por parte de la empresa.