Los socios integrantes de los proyectos piloto para promover el uso de Gas Natural Licuado, GNL, como combustible alternativo para los buques y las terminales del puerto de Barcelona se han reunido recientemente para debatir y avanzar en estas iniciativas, incluidas en el Plan de Mejora de Calidad del Aire del puerto.

En estos encuentros, se ha constatado que los dos proyectos en marcha, que cuentan con financiación europea, avanzan según el calendario previsto. También se ha informado de que en los próximos meses comenzarán las pruebas piloto para evaluar el funcionamiento y viabilidad de las dos iniciativas.

Ambas forman parte del proyecto CORE LNGas hive, impulsado por la Unión Europea y coordinado por Enagás, cuyo objetivo es desarrollar una cadena logística integrada, segura y eficiente para el suministro de GNL.

Actualmente, la iniciativa de adaptación de la propulsión diésel a Gas Natural Licuado de la maquinaria empleada en las terminales de contenedores es la que más avanzada se encuentra. Este proyecto ha supuesto la sustitución del tanque de diésel por uno preparado para emplear GNL y la sustitución del antiguo motor por uno propulsado por gas.

Una vez finalizada la adaptación de la maquinaria, prevista para el próximo verano, comenzarán las pruebas piloto en la terminal de contenedores para conocer su rendimiento, eficiencia y nivel de emisiones.

El otro proyecto consiste en la adaptación de una gabarra para suministrar gas natural licuado a los buques. Suardíaz, que ofrece servicios de bunkering en el puerto de Barcelona, está a cargo del proyecto, que además incorporará tanques para el suministro de este combustible.

Asimismo, la iniciativa contempla la incorporación de un sistema de conexión homologado para pasar GNL en estado criogenizado a las embarcaciones receptoras. Asimismo, se establecerán las condiciones de seguridad exigidas para que la gabarra pueda operar con este tipo de combustible y se dará información específica sobre el mismo a la tripulación.