En la actualidad, el puerto de Barcelona es uno de los más destacados a nivel internacional en el camino hacia la descarbonización del transporte, donde ejerce como agente de cambio.

Así se ha explicado durante el webinar ‘El puerto de Barcelona, al frente de la revolución verde‘, organizado con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente 2020.

En él, se ha dado a conocer el trabajo de innovación que se está realizando en el puerto para avanzar en el desarrollo sostenible del sector marítimo y portuario. La presidenta del puerto, Mercè Conesa, se ha mostrado convencida de que, una vez finalizados los momentos más duros de la pandemia, los puertos deben empezar a favorecer el desarrollo sostenible del transporte y la logística.

En este sentido, la Autoridad Portuaria mantiene su compromiso en el desarrollo del Plan de Descarbonización, que les permitirá cumplir con el objetivo de reducción de emisiones del 50% para 2030 y alcanzar la neutralidad en 2050.

Electrificación y GNL

Entre las diferentes iniciativas en marcha, la presidenta ha destacado el Plan de Electrificación de Muelles, que permitirá la conexión eléctrica de los buques que atraquen en la ciudad condal, reduciendo en un 51% las emisiones de NO2 y en un 25% las de partículas en suspensión para 2030.

Esto implica una inversión de más de 60 millones de euros, que vendrá acompañada de un Plan de Generación de Energías Renovables para garantizar que la electricidad para la conexión de los buques sea de origen renovable y, por tanto, sin huella de carbono.

Por otra parte, el puerto seguirá apostando por el GNL como combustible alternativo más limpio, capaz de eliminar las emisiones de óxidos de azufre y partículas en suspensión, reduciendo en más de un 50% las emisiones de óxidos de nitrógeno respecto a los combustible convencionales.

De hecho, es uno de los pocos puertos europeos que dispone de un servicio portuario de bunkering de GNL para buques, lo que permite que atraquen allí los más sostenibles.