el-puerto-de-valencia-responsabiliza-a-la-estiba-del-descenso-del-206-del-trafico-de-contenedores

La exportación de los contenedores llenos han crecido en febrero un 0,8%.

El puerto de Valencia ha responsabilizado a los estibadores de la caída de los tráficos de contenedores en febrero, debido a la «baja productividad» que se ha mantenido en el puerto valenciano desde que Fomento plantease la reforma del sistema español de la estiba.

Según datos provisionales proporcionados por el puerto, el tráfico de contenedores se ha resentido hasta los 317.251 TEUs frente a los 399.564 TEUs del mismo mes de 2016, lo que ha supuesto un descenso del 20,6%.

Así, el tráfico de contenedores vacíos ha experimentado un descenso del 40,8% pasando de 106.531 TEUs manipulados en febrero de 2016 a 63.118 TEUs en febrero de 2017, mientras que los contenedores llenos han descendido el 13%, pasando de los 293.033 TEUs de febrero de 2016 a 254.133 TEUs el mismo periodo de 2017. 

De esta manera, la exportación de contenedores llenos ha registrado un incremento del 0,8% pasando de 67.880 TEUs manejados en febrero de 2016 a 68.443 TEUs en el mismo mes de 2017.

La instalación portuaria ha manipulado 48.963 TEU llenos en febrero frente a los 51.116 TEUs del mismo mes de 2016, lo que representa un descenso del 4,20%, y el tráfico de contenedores en tránsito también ha descendido un 21,05%, pasando de 174.037 TEUs en 2016 a los 136.727 TEUs en febrero de 2017.

Tráficos portuarios

Respecto al acumulado del tráfico de contenedores hasta febrero, ha registrado un descenso del 6% y una caída de 46.510 TEUs, pasando de 755.748 contenedores gestionados entre enero y febrero de 2016 a los 709.238 del mismo período de 2017.

Por otro lado, a falta de conocer los datos que la Autoridad Portuaria de Valencia traslada cada mes sobre los tráficos de los tres puertos que gestión, desde la instalación portuaria adelantan que el puerto valenciano ha manipulado un total de 11.215.934 toneladas hasta febrero de 2017, lo que supone un incremento del 0,25% respecto al mismo periodo de 2016.

Así, los graneles líquidos han experimentado un incremento del 52,52% hasta las 782.423 toneladas mientras que los graneles sólidos han retrocedido un 1,35% con 314.666 toneladas. Por su parte, la mercancía general no containerizada ha registrado un crecimiento del 2,63%, canalizando 1.747.031 toneladas.