hemiciclo-estrasburgo-parlamento-europeo

El Parlamento Europeo debate el ‘Paquete Comunitario de la Carretera’ antes incluso de ser presentado.

Aunque aún no se ha presentado oficialmente el ‘Paquete Comunitario de la Carretera’, la Comisión Europea ha esbozado las líneas maestras de su propuesta este miércoles 17 de mayo en el Parlamento Europeo.

Las normas a revisar en la nueva normativa afectan al acceso y desempeño de la profesión, a las condiciones sociales que deben cumplir empresas y trabajadores y a cuestiones relacionadas con la Unión Energética como la Euroviñeta, los peajes electrónicos o las medidas de apoyo a la descarbonización.

En el marco del debate de este miércoles ya se han conocido las posturas de las eurodiputadas españolas Izaskun Bilbao, vicepresidenta del Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa, y Paloma López, miembro del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica.

Si bien las opiniones de los eurodiputados son tan diversas como las diferentes políticas y estrategias que cada país ha venido implantando para combatir el dumping social en el sector, las declaraciones de las eurodiputadas españolas durante el debate son un claro ejemplo de la división que existe en el Parlamento Europeo en este ámbito.

Diversidad de opiniones

Por un lado, Izaskún Bilbao ha anunciado su apoyo total a las medidas que proponga la CE para resolver el problema de la competencia desleal, criticando «las acciones unilaterales adoptadas Estado a Estado que solo aportan distorsión, confusión y más cargas administrativas» al sector.

[youtube video=»G2E_hLT5cDw» ancho=»480″ alto=»300″]

Para la eurodiputada vasca, las medidas adoptadas por iniciativas como la ‘Alianza por la Carretera‘ o regulaciones nacionales sobre acceso a la profesión, salario mínimo, descanso, peajes o cabotaje inciden negativamente en el sector.

En términos totalmente opuestos se ha pronunciado Paloma López, calificando de «inaceptable» que la Comisión «pretenda impedir que los trabajadores del transporte reciban, por lo menos, el salario mínimo del país donde operan», en referencia a los procesos de infracción abiertos a varios países, y que sigan “sin controlarse los falsos desplazamientos y las operaciones de cabotaje».

[youtube video=»GmzEdkAR5cw» ancho=»480″ alto=»300″]

En el seno de Izquierda Unida entienden que la reforma del sector del transporte por carretera impulsada por la Comisión «sólo puede describirse con una palabra: Esclavitud«.

“Pasar de 45 horas de descanso semanal a 24 horas es esclavitud. Pasar de 90 horas de trabajo bisemanales a 168 horas cada tres semanas es esclavitud. Permitir que se duerma tres y cuatro semanas en cabina es esclavitud”, ha dicho López en Estrasburgo.

Desde el partido aseguran hablar en nombre de los sindicatos del transporte cuando señalan que Europa pretende «legalizar esta explotación”. «Lo que queremos es que controlen la legislación vigente, con tacógrafos modernos, con inspecciones, con controles y con un descanso digno para los conductores», ha explicado López.