Después de que Maersk haya anunciado el traslado de sus operaciones del puerto de Vigo al puerto de Marín, y tras la noticia de que la naviera operaría de forma temporal en las dos instalaciones portuarias, el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo ha convocado esta semana una reunión con las empresas que conforman la Sagep, la Sociedad Anónima de Gestión de Estibadores Portuarios.

Según recoge el Faro de Vigo, la Sagep ha sido señalada por Puertos del Estado como una de las responsables de los altos costes que perjudican la competitividad de la terminal viguesa.

La asociación, que cuenta con una plantilla de 119 trabajadores, se reparte entre consignatarias y navieras, como Kaleido, Termavi, Bergé Marítima, Suardíaz o Pérez Torres Marítima, así como entre filiales estibadoras.

La reunión pretende establecer el motivo por el que la estiba en el puerto de Vigo opera con tarifas más caras que las del puerto de Marín a pesar de que ambas se rigen por las mismas normas de Puertos del Estado.

En este sentido, una de las teorías esgrimidas por el presidente de Puertos del Estado es la capacidad que ha tenido la Sagep del puerto de Marín para negociar acuerdos que permitieron acortar la plantilla, ahora cifrada en 12 estibadores, y rebajar los salarios de la misma.