Mientras algunos expertos consideran que el sector del transporte marítimo de contenedores podría estar saboteando inconscientemente su propio éxito con la incorporación de nuevos megabuques, otros opinan que las nuevas construcciones tiene sentido debido al crecimiento de la demanda.

Desde la consultora Alphaliner sostienen que la principal ruta del mundo, la que conecta Asia y el Norte de Europa, podrá absorber el aumento de capacidad que, en los próximos dos años, traerán consigo los 46 megabuques que han sido ordenados, que se sumarán a los 59 que ya están operativos en este comercio.

Así, a finales de 2019 habrá en esta ruta un total de 105 mega-portacontenedores, que podrían aumentar una vez que se materialicen las órdenes que, según información de la consultora, realizarán los operadores MSC y CMA-CGM para la construcción de 11 y nueve buques, respectivamente, de 22.000 TEUs.

De acuerdo con los expertos, los buques ordenados elevarán la capacidad ofertada por el sector entre Asia y el Norte de Europa «sólo» un 7% en 2018 y un 4% en 2019.

En concreto, en esta ruta, la Alianza 2M elevará su oferta un 2,3% entre el tercer trimestre de 2017 y el mismo trimestre de 2018, un periodo en el que la capacidad de Ocean Alliance crecerá un 13,5% y la de The Alliance lo hará un 4,8%.

Efecto cascada

A pesar del incremento de la oferta del 7% que se ha producido este verano de 2017 con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, los buques siguen operando está ruta con una ocupación superior al 90%. En el presente verano, algunas navieras como CMA-CGM han tenido incorporar servicios adicionales para atender al aumento de la demanda.

capacidad-ofertada-en-la-ruta-asia-norte-europa

Por tanto, el problema de los nuevos megabuques, según los expertos de Alphaliner, no es tanto el aumento de la oferta entre Asia y Norte de Europa si no el «efecto cascada» que se producirá, ya que los buques que operan estos servicios deberán ser trasladados a otras rutas con menor peso.

Los operadores podrían encontrar problemas para colocar estos buques de entre 8.000-13.000 TEUs en rutas que les hagan ser rentables, según el análisis de la consultora.