La estiba de Valencia estima que la implantación del nuevo sistema informático Navis4 es una «excusa» para «eliminar puestos de trabajo y paralizar el resto de la actividad formativa», en lo que considera un «ERE encubierto».

Así mismo, los representantes sindicales de los trabajadores de manipulación de mercancías en el puerto de Valencia han propuesto en el último acto de conciliación oficial «la desconvocatoria de la huelga preavisada, si los empresarios desisten del conflicto laboral interpuesto para abrir una mesa de negociación tripartita, en la que comparezcan los dos colectivos de trabajadores y las empresas, donde se definan, de manera clara, las funciones de cada uno de los profesionales».

Sin embargo, al mismo tiempo, el colectivo estima que las empresas han actuado de forma «abusiva, dictatorial y desleal», con «la intención de reducir la plantilla», así como con «la excusa de que se va a implantar un nuevo sistema informático que, por otro lado, ya funciona sin incidencias en otros puertos, incluso en terminales de las mismas compañías que operan en Valencia», algo que, a su juicio, se utiliza «para eliminar puestos de trabajo y paralizar el resto de la actividad formativa».

A primeros de noviembre, el comité de empresa del Centro Portuario de Empleo de Valencia ha convocado seis jornadas de huelga, con paros de 24 horas de duración los días 10, 13, 18 y 20 de este mes mismo, así como otras 48 horas de huelga los próximos 26 y 27 de noviembre.