Tras el anuncio realizado en abril del pasado año 2020, Daimler Truck AG y Volvo Group han completado la creación de la empresa conjunta, que como su propio nombre indica –Cellcentric-, estará especializada en la fabricación de células de combustible.

Con esta iniciativa, ambos fabricantes quieren reducir costes de producción en el desarrollo de esta tecnología, así como acelerar su implantación generalizada para el transporte pesado de larga distancia, ámbito en el que, a juicio de diversos expertos, tiene un esperanzador campo de aplicación.

Volvo Group ha adquirido el 50% de las participaciones de la compañía Fuel Cell GmbH & Co. KG de Daimler, por que ha supuesto el desembolso de aproximadamente 600 millones de euros, realizado en efectivo. El objetivo es hacer de la nueva empresa conjunta un fabricante principal a nivel mundial, de pilas de combustible, en el camino hacia un transporte sostenible y neutro en emisiones en el horizonte de 2050.

La nueva empresa se centrará de forma predominante en el desarrollo, producción y comercialización de sistemas de pila de combustible para su uso en camiones, así como en otras aplicaciones.

Tanto Daimler como Volvo confían en poder comenzar con las primeras pruebas con clientes de camiones de hidrógeno con celda de combustible en aproximadamente tres años y comenzar la producción en serie durante la segunda mitad de esta década.

A pesar de los intereses comunes en esta nueva empresa, ambos fabricantes continúan siendo competidores en todas las demás áreas, como la tecnología de vehículos y la integración de celdas de combustible en camiones.