La N-1 a su paso por la provincia de Guipúzcoa.

El Parlamento de Navarra ha señalado que la medida traerá consecuencias negativas en lo que respecta al tráfico de camiones.

El Parlamento de Navarra ha aprobado este jueves 19 de octubre una moción parlamentaria de rechazo a la instalación de peajes para camiones en la N-I, por parte de la Diputación de Guipúzcoa, que pretende empezar a aplicar esta medida a partir de enero de 2018, según recoge Fenadismer.

Las siete formaciones políticas presentes en el Parlamento autonómico consideran que se trata de una medida “unilateral” que afecta a una carretera que “también pasa por la Comunidad Foral de Navarra y es una de las vías de comunicación realizadas en su día con acuerdo entre administraciones”. 

Además, entienden que el establecimiento de peajes «va a traer, sin lugar a dudas» consecuencias negativas en lo que respecta al tráfico de camiones en la Comunidad Autónoma.

En este contexto, el departamento de Infraestructuras de la Diputación Foral de Guipúzcoa ha convocado a una nueva reunión este viernes 27 de octubre a todas las organizaciones nacionales de transportistas que componen el Comité Nacional de Transporte por Carretera.

En ella, se plantearán posibles compensaciones por la implantación de dichos peajes al colectivo afectado, principalmente los transportistas de larga distancia. Aunque las asociaciones mantienen su predisposición al diálogo, no descartan iniciar movilizaciones en contra de esta medida, en función del resultado de las negociaciones en curso.