El proyecto Praetorian para la protección de infraestructuras críticas respecto a amenazas físicas, cibernéticas y combinadas ha dado el pistoletazo de salida con una primera reunión virtual.

Encabezado por Électricité de France, EDF, está cofinanciado por el programa europeo Horizonte 2020 y reúne a 23 socios de España, Francia, Bélgica, Alemania, Austria, Croacia y Grecia, entre los que se encuentran la Fundación Valenciaport, la Universidad Politécnica de Valencia y Aena.

La iniciativa cuenta con un presupuesto total de nueve millones de euros y se desarrollará en un plazo de 24 meses, estando prevista su finalización en mayo de 2023.

Praetorian amplificará los resultados obtenidos en el proyecto previo, Sauron, que estuvo centrado en las infraestructuras portuarias, pues en este caso se analizarán también sectores como el energético, el sanitario o el de transporte, con un enfoque económico, tecnológico, político y social.

Gracias a él, se desarrollarán herramientas específicas que ofrecerán información en tiempo real. Por un lado, el sistema de información de la parte física o PSA, que incluye cámaras CCTV o sensores, entre otros, y un sistema de información de la parte cibernética, llamado CSA, con servidores.

A ellos se añaden el sistema híbrido HSA que correlaciona la información de los dos anteriores, y un sistema de alerta temprana de coordinación entre los distintos responsables, el EWS.

Durante su desarrollo, se realizarán evaluaciones de las amenazas y vulnerabilidades de los tres sectores mencionados, incluyendo el desarrollo de gemelos digitales de las infraestructuras.

Los jefes de seguridad recibirán información constante sobre las amenazas existentes para poder tomar mejores decisiones. Además, dispondrán de un sistema de alerta que permitirá reducir los tiempos de respuesta y coordinarse con las autoridades competentes.

De esta manera, es posible prevenir, detectar, responder y mitigar los ataques cibernéticos y físicos, así como posibles eventos climáticos extremos que puedan provocar la disrupción de la cadena de transporte, del suministro de energía o de la capacidad sanitaria.