La reforma de la estiba que debe acometer España para dar cumplimiento a la sentencia del Tribunal de Luxemburgo sigue enredándose, alejándose así la posibilidad de llegar a un acuerdo entre las partes, al menos, en los próximos días.

La reunión que han mantenido los sindicatos y Anesco este jueves 23 de marzo ha durado poco más de una hora al presentar la patronal su propuesta para modificar el sistema de estiba español, un texto que llega tras el presentado por los sindicatos en la reunión del martes y las condiciones que Fomento planteó a los abogados de las partes el pasado 15 de marzo.

De la propuesta de Anesco no se conocen detalles por el momento, pero el coordinador general de Coordinadora, Antolín Goya, ha apuntado al término de la reunión que «choca frontalmente con el objetivo del mantenimiento del empleo e imposibilita el acuerdo». 

Por su parte, desde la patronal se han limitado a señalar que las empresas buscan garantizar que «cuentan con la dirección y organización efectiva de sus trabajos». 

El Parlamento Europeo se pronuncia

Por otro lado, con fecha de este jueves 23 de marzo, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha recibido una carta firmada por la presidenta de la Comisión de Transporte y Turismo del Parlamento Europeo, Karima Delli, en la que mostraba su «preocupación» por el hecho de que la subrogación de los trabajadores no esté incluida en el nuevo marco de referencia, algo que en el Gobierno consideran «contrario a la legislación y a la normativa europea“.

«Me gustaría amablemente pedirle garantizar la subrogación de los actuales trabajadores en la nueva legislación, y que se respeten completamente las condiciones laborales y sociales y la continuidad en el empleo», indica Delli en la misiva remitida al ministro.

La europarlamentaria pide a Fomento que «dote al Acuerdo Sectorial y la negociación colectiva de un instrumento legislativo, para así mantener la estabilidad en un sector tan estratégico como la estiba, desestiba y actividades complementarias en los puestos españoles».

Discrepancias en Europa entre Parlamento y Comisión

Para contextualizar la carta de la europarlamentaria, cabe recordar que en el último gran debate sobre el futuro del transporte marítimo, en el que se abordó el ‘Reglamento Europeo de Puertos’, Comisión y Parlamento europeos tuvieron posturas enfrentadas en lo que respecta a la liberalización del mercado de servicios portuarios.

El Parlamento modificó la propuesta de la Comisión sobre este Reglamento, en el que no se incluía la estiba, para que “los modelos de gestión portuaria establecidos a nivel nacional por parte de los Estados Miembros se pudiesen mantener”.

Los europarlamentarios ya apuntaron en enero de 2016 que «son los propios puertos los que deben decidir» como se organizan los servicios portuarios en sus instalaciones, «a fin de garantizar la seguridad de las operaciones”. Además, ya indicaron entonces que “un sólo sistema» para toda Europa «no sería apropiado”, ya que la variedad de puertos europeos incluye muchos modelos diferentes para la organización de estos servicios.