china cosco contenedores

Las navieras están moviendo más volúmenes que nunca, pero las cifras no se están traduciendo en un mayor beneficio económico.

La estrategia de Cosco Shipping para convertirse en la principal línea de contenedores del mundo, está dando sus frutos. La naviera, que se ha beneficiado de los problemas de Maersk tras el ciberataque sufrido en junio, ha logrado situarse por primera vez por delante de la naviera danesa en el tercer trimestre de 2017 en términos de manipulación de contenedores.

El operador estatal chino, surgido de la fusión entre Cosco y China Shipping, ha registrado un incremento del 23% en sus tráficos, alcanzando los 5,49 millones de TEUs manipulados entre los meses de julio y septiembre, frente a los 5,26 millones movidos por Maersk.

Esta naviera se ha visto muy afectada por el ataque informático a sus sistemas, que ha tenido importantes consecuencias tanto en las operaciones, como en los volúmenes e ingresos. En cualquier caso, los datos recogidos por Alphaliner no tienen en cuenta las cifras de MSC, la segunda línea más grande de contenedores, cuyos resultados no han podido ser evaluados aún.

Además, desde la consultora recuerdan que aunque las navieras están moviendo actualmente más volúmenes que nunca, estas cifras no se están traduciendo en un mayor beneficio económico.

La incapacidad de los operadores para aumentar las tarifas durante la temporada alta, unida al fuerte crecimiento de la demanda y la debilidad de los precios en octubre y noviembre, mantendrá a la baja los beneficios en el cuarto trimestre del año.

En este contexto, el grupo asiático, que pretende arrebatarle a Maersk el primer puesto en los rankings mundiales, ha presentado una oferta por el operador OOCL por valor de 6.300 millones de dólares (5.317 millones de euros), que está siendo estudiada por las autoridades competentes.