Transporte por carretera Malaga Cadiz Sevilla

Las críticas de Fetransa, Tradime y Fenadismer ponen de relieve las discrepancias que actualmente existen en el sector respecto al proyecto.

La Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías, Fetransa, se ha sumado a la queja que ya han mostrado varias organizaciones del sector del transporte por carretera español por la negativa de España a participar en la ‘Alianza por la Carretera’, iniciativa firmada por nueve países europeos contra el ‘dumping social’ y el fraude en el transporte.

El proyecto, impulsado por Francia y secundado por Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Italia, Luxemburgo, Noruega y Suecia, tiene el objetivo de fomentar una competencia en condiciones de igualdad entre los diferentes actores económicos que permita garantizar los derechos sociales de los trabajadores, buscando soluciones conjuntas para luchar contra la competencia desleal que afecta al sector.

Las críticas de la Federación se suman a las emitidas recientemente por la Asociación Empresarial de Transportes Discrecionales de Mercancías de Aragón, Tradime, que han manifestado sentirse “francamente indignados” por la decisión de España de no respaldar esta alianza, y por la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte por Carretera, Fenadismer, que han lamentado que España no se haya sumado a la iniciativa. 

España tenía de plazo para transponer al derecho interno la Directiva 2014/67/UE sobre el desplazamiento de trabajadores hasta el 18 de junio de 2016, ‘fecha que no se ha cumplido»,  mientras que en otros países de la Unión Europea ya se ha implantado la normativa del salario mismo, tal y como ha recordado desde Fetransa.

Así, la Federación ha alertado de que estas diferencias pueden «producir un efecto llamada« para que los transportistas de terceros países presten servicio de transporte internacional o de cabotaje en España, ya que «no se dispone de ninguna protección normativa al respecto», y han manifestado que, de darse esta situación, «el Gobierno se convertiría en cómplice del problema de dumping social que está sufriendo el sector del transporte español».

Críticas a Astic

Las críticas de Fetransa, Tradime y Fenadismer ponen de relieve las discrepancias que existen actualmente en el sector respecto a la ‘Alianza por Carretera’ y la ausencia de España en la misma, ya que sus opiniones contrastan con la postura que la Asociación de Transporte Internacional de Carretera, Astic, mantiene sobre el proyecto.

Desde Astic, han tildado de «cínica» la iniciativa, dado que la colaboración se ha llevado a cabo de forma unilateral por los ministros de transporte de los nueve países participantes, que, según la Asociación, se han situado a favor de un mercado único después de “haber actuado en sentido completamente opuesto.

Asimismo, han recordado que cinco de los nueve firmantes han emitido leyes proteccionistas “independientes, descoordinadas y heterogéneas que están bajo procedimiento de infracción de la Comisión Europea” y han señalado que en esta alianza no han estado representados una amplia mayoría de los Estados Miembros de la Unión.

Ante esta situación, desde Fetransa han declarado que «no llegan a entender» como desde algunos ámbitos se «ha podido calificar de cínica la alianza», dado que, según han manifestado, el proyecto trata de «cumplir con la normativa europea«, por lo que «despeja cualquier duda existente sobre la cobertura que desde dichos ámbitos se está haciendo respecto la deslocalización fraudulenta de empresas».

En este contexto, la Federación también ha remarcado sus deseos de que el Reglamento de Ley de Ordenación de Transportes, ROTT, contribuya a mejorar las condiciones de competencia del transporte español, a través del establecimiento de un número mínimo de flota y «con la posibilidad de transmitir la autorización de transporte para el rejuvenecimiento y modernización del sector».