Un virus mortífero ha devuelto las fronteras a una Unión Europea que lleva décadas intentando deshacerse de ellas.

La situación es lógica en cierto modo, porque la limitación de la movilidad es una de las medidas más efectivas para contener el avance de la enfermedad. Sin embargo, los camiones habían permanecido a salvo de unos controles que ahora amenazan con estrangular el abastecimiento de mercancías a la población.

Diversos países han tomado medidas más o menos drásticas en relación con el paso fronterizo de los vehículos para el transporte de mercancías, como Francia, Alemania, Italia o Austria, entre otros, sin que parezca que el reconocimiento por la UE del transporte como sector estratégico haya servido para mucho, así como tampoco la petición de la IRU para armonizar la situación a nivel comunitario o las protestas que, con la boca pequeña, ha hecho la Comisión Europea.

Así mismo, la situación también se ha trasladado a la propia península ibérica, donde España y Portugal han acordado medidas para limitar los cruces entre ambos países.

Control-de camiones en carretera de-la-Guardia-Civil

Este mes se han publicado oficialmente las restricciones al tráfico de camiones en España.

Acoso y derribo al Paquete de Movilidad

En paralelo, durante el pasado mes de febrero ha continuado el asedio al Paquete de Movilidad, aunque de momento la estabilidad de esta norma de importancia crucial para el sector aún no se tambalea, pese a que algunos de sus principales puntos están en cuestión.

Por lo que respecta a España, en el segundo mes de 2021 se han dado a conocer oficialmente las restricciones al tráfico de camiones que regirán hasta final de año, dado que las que venían limitando el movimiento de los vehículos pesados hasta ahora eran las que estaban prorrogadas desde el año pasado.

Al tiempo, los cambios en la LOTT para castigar la morosidad en el pago de los servicios del transporte serán tramitados por el Parlamento, con lo que se da otro pasito más para una norma largamente esperada por el sector.

Por otra parte, las circunstancias que implica la crisis sanitaria han hecho que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se muestre dispuesto a regular la formación on-line del CAP, ámbito en el que también se han incorporado controles biométricos en los cursos.

Otra buena noticia para el transporte ha sido el espaldarazo que ha dado el Supremo a la acción directa, que es posible incluso cuando los intermediarios se ven implicados en concursos de acreedores. Este mismo órgano judicial tendrá que decidir finalmente sobre las implicaciones del cártel de camiones.

En otro ámbito de cosas, ya se está empezando a notar en el transporte de mercancías por carretera la escasez de contenedores vacíos que desde hace meses trae loco al transporte marítimo y que está distorsionando el funcionamiento de las cadenas de suministro internacionales.

La falta de contenedores vacíos afecta al transporte terrestre en los puertos.

Un año marcado por la pandemia en volúmenes y precios

Para terminar, en febrero, Transportes también ha hecho públicos los datos de evolución del sector en el último trimestre del año pasado.

Los registros oficiales demuestran que el volumen de mercancías movido por carretera ha retrocedido a causa de la pandemia y pese a que el registro del último trimestre se ha colocado cerca del registro de los últimos tres meses de 2019.

Sin embargo, los precios del transporte han crecido algo el pasado 2020, según el Ministerio, aunque, al contrario que los volúmenes, han caído en el último cuarto del ejercicio.