2020 ha sido un mal año que ha acabado de la peor manera. Si el abandono de un sector que ha hecho un trabajo encomiable durante la crisis sanitiaria lleva siendo patente desde hace meses, tras el ninguneo continuado desde el Gobierno, ha tenido que llegar diciembre para ver, literalmente, profesionales tirados en arcenes, áreas de servicio, recintos portuarios y aparcamientos improvisados en aeropuertos sin uso por la desidia y la cerrazón de los líderes políticos.

A medida que avanzaba el último mes del año y las negociaciones continuaban abiertas, pero sin logros concretos, se acercaba el desenlace que muchos transportistas temían y que se hizo realidad en las últimas semanas del ejercicio, a partir de mediados de mes.

Las imágenes hablan por si solas del abandono y la insignificancia de una actividad sin la que no se entienden las economías liberales de mercado actuales. Por si esta situación fuera poca cosa, el transporte internacional es uno de los segmentos logísticos que más ha acusado la crisis sanitaria, tanto en dinámica de flujos, como en precios, dentro de un escenario en el que el sector busca adaptarse a los cambios que ha introducido la pandemia en el mercado.

Dentro de este país, también se han reproducido colas de camiones en el puerto de Valencia, donde los transportistas reportan desde hace más de un año largas esperas para cargar y descargar contenedores.

atasco camiones acceso Valencia puerto Valencia portacontenedores

Los transportistas soportan largas colas para acceder a terminales de contenedores del puerto de Valencia.

Nuevas cuentas públicas

Al tiempo, en España, la aprobación definitiva de los Presupuestos Generales del Estado para 2021 ha dado vía libre al mantenimiento del sistema de módulos, salvo en Navarra, donde se eliminará pese a la posición en contra de diversos sectores económicos de la Comunidad Foral, incluyendo el transporte por carretera en bloque.

Por lo que respecta a la competencia desleal, las Administraciones han llevado a cabo, durante el último mes de 2020, actuaciones contra las falsas cooperativas y contra una organización dedicada a la manipulación de los tacógrafos digitales.

Adicionalmente, 2021 parece que verá un incremento de los desvíos obligatorios de camiones a vías de peaje, mientras que el debate en torno al pago por uso de las infraestructuras viarias no cesa.

En paralelo, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha cerrado el debate abierto en torno a la Estrategia de Movilidad, con la intención de tener una primera versión de su nueva política de transporte, antes de que acabe el primer trimestre de este 2021.

En el ámbito laboral, durante el mes se han registrado nuevos convenios colectivos provinciales en Valencia y en Huelva.

Carretera de Barcelona

En diciembre se han publicado oficialmente los nuevos convenios provinciales de Huelva y Valencia.

Estadísticas de un sector que intenta adaptarse

En lo tocante a los datos estadísticos, los datos de afiliación reflejan una cierta estabilidad, con un ligero descenso del paro y un empuje en la contratación, asociado al pico de trabajo que suele producirse cada final de año, con una caída de los costes laborales, a tenor de los últimos registros, que va en paralelo con el descenso habido en el número de empresas con actividad en el sector.

Como consecuencia de todo ese complejo panorama, la cifra de negocio del sector se mantiene alejada de los registros que alcanzaba hace un año.

En el plano empresarial, durante diciembre han destacado el movimiento realizado por Taisa Logistics para separar su rama de actividades logísticas, así como el refuerzo de la presencia de Astre en Portugal y Decoexsa impulsa la conexión entre España y Alemania.