La Guardia Civil ha desarticulado una organización delictiva dedicada a la manipulación fraudulenta de tacógrafos digitales, en una operación desarrollada en las provincias de Burgos, Murcia y Sevilla, e iniciada por una información de Europol, debido a que actuaba en diferentes países europeos

El grupo, que  contaba con algún transportista en sus filas, manipulaba y vendía los tacógrafos digitales, para que los transportistas pudieran conducir sin cumplir la normativa europea de tiempos de conducción y descansos.

Como parte de la operación, la Benemérita ha realizado tres actuaciones en talleres de vehículos industriales que servían como colaboradores en la manipulación de los tacógrafos digitales, en los que se han incautado de numerosos efectos y documentación, así como de gran cantidad de dinero en metálico.

Para manipular el tacógrafo digital, la banda modificaba el software del aparato de control para ofrecer la posibilidad de conducir sin que le cuenten las horas de conducción, ni los kilómetros recorridos vulnerando la legislación comunitaria vigente, de tal modo que no se detectaba la manipulación en inspecciones en carretera o en centros técnicos.

Con la sentencia del Tribual Supremo del pasado 15 de enero, la manipulación de los tacógrafos se castiga como un delito de falsificación en documento oficial y, además, se abre la posibilidad de investigar a cualquier empresa de transporte que utilice este sistema por un posible delito contra los derechos de los trabajadores.