La crisis sanitaria ha alterado el tradicional pico estacional de fin de año que se abre con el ‘Black Friday’ y que se cierra con las devoluciones correspondientes a las reabajas de enero.

La pandemia ha impulsado de manera definitiva el canal on-line en el panorama comercial español, que consigue ampliar su presencia en nuevos nichos de mercado y ahonda su penetración, mientras que ha castigado la distribución en los establecimientos físicos y al otrora potente canal Horeca español.

Sin embargo, y pese a la dureza de una crisis que se prolonga, multitud de empresas están realizando inversiones y movimientos de calado para adaptarse a una situación de transición, marcada también por el impacto del ‘Brexit’ en los intercambios comerciales y, consecuentemente, también en los envíos transfronterizos de paquetería.

El sector logístico vive a escala internacional importantes movimientos de concentración.

Movimientos empresariales

Es el caso, por ejemplo, de DSV Panalpina que impulsa su presencia en el segmento de carga aérea con la adquisición de Prime Cargo, mientras que, en paralelo, también se ha hecho con una empresa surafricana de mensajería para reforzar sus servicios B2B.

Otro movimiento empresarial destacado durante el mes de diciembre ha sido el acuerdo de compra de Fiege F0rwarding por AIT Worldwide Logistics.

Frente a estos procesos de consolidación en diferentes segmentos, XPO Logistics parece haber apostado por dividir el actual conglomerado en dos áreas diferenciadas de logística y de transporte, en un proceso que culminará en la segunda mitad de 2021.

En este mismo plano de operaciones empresariales, Maersk sigue potenciando sus actividades como integrador logístico global, esta vez en el ámbito de la logística farma, merced a un nuevo contrato suscrito con Novo Nordisk.

En España, y dentro del sector del ‘delivery’, Glovo ganará presencia en nuevas ciudades españolas este 2021 e impulsará su apuesta por las entregas ultrarrápidas.

Precisamente en este ámbito, AliExpress ha hecho un esfuerzo por reducir sus tiempos de entrega en el mercado español durante las pasadas navidades, mientras que, en sentido contrario, la norteamericana FedEx apuesta por ganar más presencia directa en el comercio electrónico.

Las entregas ultrarrápidas siguen siendo una apuesta clave para el sector.

Inversiones en un entorno cambiante

En el comercio minorista, Inditex confía en la flexibilidad y resistencia de su cadena de suministro para superar en las mejores condiciones la crisis sanitaria. Damm, por su lado, introduce cambios en sus servicios de distribución en Cataluña.

Por otra parte, en inversiones en instalaciones, Nacex ya tiene operativas sus instalaciones de Sevilla, Moldstock ya trabaja en su nueva plataforma de Barcelona y Trans-Catalá opta a construir una nueva nave de cross-docking en terrenos del puerto de Barcelona.

De igual modo, Sending ha mejorado su capacidad de clasificación en Madrid y Barcelona, mientras que Correos Express hace lo propio en Murcia.

Precisamente la matriz pública de Correos Express ha rozado los dos millones de paquetes gestionados durante el pasado ‘Black Friday’, una cita que este año ha sido más móvil y alargado que nunca, de tal manera que ha incrementado sus envíos de paquetería en los dos últimos meses de 2020 un 45% anual, dato que demuestra el giro del negocio postal, en el que debería mejorar, a juicio de Competencia, hacia la paquetería.

Finalmente, el segmento de carga aérea, alterado en todo mundo por la pandemia, vive pendiente del papel que deberá jugar en la distribución de las diferentes vacunas existentes para la covid-19, mientras que, en el plano nacional, los servicios de handling en Barajas son objeto de severas críticas.