La crisis sanitaria ha introducido nuevas variables en un sector acostumbrado a correr y adaptarse, como ha demostrado en la primera oleada de la pandemia y como está refrendando en el segundo golpe que está sacudiendo la covid-19 al continente europeo.

En los últimos meses de cada año, el sector logístico afronta su mayor pico estacional de actividad, que se abre con los preparativos del ‘Black Friday’ y que se cierra con las devoluciones asociadas a las rebajas de enero.

Sin embargo, este ejercicio propone cambios radicales con respecto a las dinámicas que se seguían hasta ahora.

Por un lado, parece que el canal on-line se va a disparar, como ya hizo en los meses de marzo y abril, mientras que, por otro, también parece que la mayor parte de las empresas ha adelantado sus preparativos, por lo que respecta a material y personal, con relación a años anteriores, aunque con una cierta contención.

dia del soltero 2020 alibaba

El ‘Día del Soltero’ es el mayor evento global del comercio electrónico.

‘Día del Soltero’ y ‘Black Friday’, pistoletazos de salida

Las previsiones de UNO indican que el ‘Black Friday’ de 2020 sumará 50 millones de envíos de comercio electrónico en España, un volumen que ha obligado a muchos operadores a acelerar inversiones.

A escala global se calcula que el mercado mundial de paquetería duplicará su tamaño para 2026 y que la distribución urbana de mercancías seguirá creciendo a buen ritmo al menos hasta 2030. En este mismo sentido, DHL Express estima que esta temporada pulverizará todos los registros de años anteriores.

Antes, en China, con motivo del ‘Día del Soltero, las empresas del comercio electrónico se preparan para una cita potente, marcada por la omnicanalidad y la globalización de lo que ya es el mayor evento de e-commerce del planeta.

Lo cierto es que el final de año se presenta como una prueba de estrés para un sector que lleva meses partiéndose la cara en condiciones extremas, con un comercio electrónico que no solo ha sobrevivido a la pandemia, sino que además se refuerza con cada embate de la crisis sanitaria.

Las empresas incrementan el ritmo

En este marco, por ejemplo, Correos ha decidido reforzar el reparto vespertino de paquetería, mientras que DPD invertirá 220 millones hasta 2025 para incorporar 7.000 vehículos de reparto sostenible en 25 ciudades europeas.

Así mismo, Alimerka está potenciando la instalación de consignas para recogida de pedidos en sus tiendas y El Corte Inglés ha empezado a probar aplicaciones del 5G en operaciones de almacén, e incluso se ofrece para gestionar, al modo de cualquier operador logístico, la cadena de suministro de otras empresas, al tiempo que redobla su experiencia omnicanal.

Las empresas impulsan su actividad omnicanal.

 

De igual manera, DIA, por su parte, apuesta fuerte a la inteligencia artificial para redoblar la experiencia omnicanal, mientras que Primark redobla su red logística en España.

En el ámbito municipal, Valladolid y Gerona han puesto en marcha sendos proyectos para mejorar el reparto urbano de mercancías, en un contexto marcado por su franco crecimiento, incremento de la congestión y aumento de las restricciones medioambientales.

En la cruz de la moneda, sin embargo, se coloca el segmento del transporte aéreo, una actividad en la que la carga aérea vive una situación esquizofrénica, con aumento de volúmenes, una capacidad estrangulada y unos precios que evolucionan de manera poco estable, aunque, en todo caso, está llamada a jugar un papel esencial en la temporada álgida de fin de año.

Preparativos para la mayor campaña de vacunación de la historia

En este mismo marco, empresas farmacéuticas y operadores, como Maersk, ya han empezado a pensar en la que será la mayor campaña de vacunación de la historia, que, además, se tendrá que desarrollar a la mayor velocidad posible para que el planeta pueda poner cerco de una vez de la covid-19.

Dentro de este marco se está produciendo una guerra total en relación con el modelo laboral que tienen gran parte de las plataformas de comercio electrónico y que pone en jaque las reglas del empleo en las empresas tradicionales.

En este sentido, si a finales de septiembre Competencia obligaba a Amazon a adaptarse a las reglas del mercado postal, en octubre una denuncia de UGT ante la Inspección de Trabajo ha obligado a la estadounidense a dar de alta a 4.000 falsos autónomos del servicio Amazon Flex en Madrid y Barcelona.

El modelo laboral de muchas plataformas de comercio electrónico está en cuestión.