Tras un 2020 aciago, 2021 trae en un mismo paquete la esperanza que dan las vacunas contra la enfermedad y la incertidumbre que sigue dominando un panorama alterado por los efectos de la diversas oleadas de la enfermedad sobre los países europeos.

En este caso, al ya habitual aumento de las tarifas de los peajes típico de cada comienzo de año, aunque en este caso con anuncios de próximas liberalizaciones, se ha venido a añadir uno de los peores temporales que se recuerdan en el centro y el este de la península, que ha dejado durante varios días del mes de enero a miles de camiones embolsados en diversas áreas de servicio de diferentes comunidades autónomas.

camiones en el puerto de dover

Las colas de camiones por el ‘Brexit’ han bajado tras las navidades.

Restricciones nacionales e internacionales por la pandemia

En el ámbito internacional, tras las turbulencias generadas por el ‘Brexit’ en los últimos días de diciembre, los primeros días de enero actuaron de bálsamo, merced a la reducción de los servicios propia del período navideño, aunque persiste el riesgo de colapso por los trámites burocráticos, a medida que se ha ido recuperando la actividad tras las vacaciones de Navidad.

Mientras, en España, cada comunidad autónoma disponía diferentes medidas para contener un nuevo avance de la enfermedad, dibujando de paso un panorama heterogéneo que dificulta la actividad del transporte de mercancías por carretera, pese a las llamadas del sector para facilitar su labor.

Esta misma situación se ha ido trasladando con el paso de los días del primer mes de 2021 a los países de la Unión Europea, que han ido incluyendo medidas para limitar el acceso en sus pasos fronterizos.

En enero también se ha conocido que el transporte ha recuperado algo de actividad en diciembre, con alzas en las ofertas de cargas y que, al mismo tiempo, la siniestralidad de los vehículos pesados se ha reducido drásticamente como consecuencia de la pandemia, mientras que la cifra de negocio del transporte de mercancías por carretera ofrece cierta esperanza.

El temporal ha retenido a miles de camiones durante días.

Un temporal de época

El temporal ‘Filomena’ ha servido para poner sobre el tapete las carencias del mantenimiento invernal de las carreteras españolas, lo que ha dado lugar a que se abre el debate en torno a la necesidad de red de áreas de servicio estratégicas con servicios adecuados para los transportistas y que pueda usarse debidamente ante cualquier emergencia, algo que alguna comunidad como Castilla y León ya propone abiertamente.

Por otra parte, en enero, a tenor de las declaraciones de Pere Navarro, parece que Tráfico permanece a la espera de que el transporte de su visto bueno para introducir cambios en la regulación de los pesos y dimensiones de los vehículos que permitan la introducción de las 44 toneladas y otras composiciones en España.

De igual manera, Transportes parece que estudia en serio dar una oportunidad a la formación on-line para el CAP precisamente cuando las comunidades autónomas empiezan a convocar los exámenes que se irán realizando este año, si la pandemia lo permite.

En Galicia, el cierre de la central de As Pontes, ya prácticamente definitivo, deja a los transportistas de carbón sin salidas y con las Administraciones dándole vueltas al futuro de muchas familias, mientras aprovechan para tirarse chinas pese a la que está cayendo.

De igual modo, este mes también se han multiplicado las peticiones para que los conductores profesionales sean vacunados cuanto antes, pese a la lentitud con que están llegando las vacunas a España.

vacuna moderna covid-19

Los transportistas piden vacunación prioritaria para los conductores profesionales.