Sigue golpeando la pandemia y, en vez de aprender las dolorosas lecciones que va dejando, las diversas autoridades con mando en plaza en el país, independientemente de su adscripción política concreta, parecen competir por ver cuál de ellas retuerce más la situación.

En este desolador panorama, Fetransa califica la última medida del Gobierno de Aragón en relación con los justificantes que deben portar los conductores que quieran parar en áreas de servicio de la comunidad desde las ocho de la noche como «una muestra del despropósito que puede generarse en las carreteras de nuestro país en las próximas semanas si el Ministerio no asume su responsabilidad y toma cartas en el asunto».

La organización empresarial estima que si otras comunidades autónomas siguen el ejemplo aragonés, «en pocas semanas, los transportistas, esos que de nuevo deberán asumir la responsabilidad de abastecer al país, tendrán que llevar consigo 17 autorizaciones distintas y estar al corriente de cada una de las distintas medidas y peculiaridades aplicadas por cada una de las comunidades”.

Por ello, la patronal reclama al Ministerio que «coordine las medidas necesarias que permitan el abastecimiento de los profesionales del transporte en condiciones dignas, evitando situaciones esperpénticas y tercermundistas en las que volvamos a ver a los profesionales esenciales, sin poder acceder a aseos y teniendo que llevar toda la comida desde sus hogares antes de comenzar su trabajo sin poder a acceder a áreas de descanso».