Teníamos la esperanza, parece que vana, de que este año del 2021 que se ha ido ya, iba a ser recordado como el año post-pandemia. Pero ya estamos viendo que, gracias a la ‘Sexta Ola’, no va a ser así. Lo que sí es posible, es que sea recordado como el año del récord, otro más, en inversión, desarrollo y absorción de metros cuadrados de instalaciones logísticas en el mercado español. Lo que ha venido a denominarse ‘inmologística’.

Ha sido precisamente la pandemia, y el cambio sobrevenido en los canales de distribución, lo que ha actuado de factor dinamizador para un sector, el logístico, que está de moda. Aupado por un comercio electrónico que no deja de crecer, la demanda de nuevas plataformas adaptadas a una nueva realidad tira de una industria que, tras el dramático paréntesis de 2020, continúa expandiéndose. De hecho, esta fortaleza de la logística, que roba titulares en la prensa y ocupa espacios de ‘prime time’ en la televisión, es tal que se ha convertido en el segmento de moda del inmobiliario.

A falta de los resultados del último trimestre, el mercado inmobiliario logístico español en los nueve primeros meses ya había batido en este 2021 el anterior récord de inversión del prepandémico 2019, el año más dinámico de la serie histórica.

En medio de esta euforia, ¿qué cabe esperar para el próximo año?. Un nuevo ejercicio supone comenzar a rellenar la hoja en blanco que todos tenemos delante. Aunque en este caso, la hoja no esté del todo en blanco. Muchos son los proyectos y los desarrollos, iniciados o a punto de hacerlo a partir de las campanadas del Año Nuevo, con fecha de finalización a lo largo de los próximos años.

El mercado inmobiliario logístico español en los nueve primeros meses del 2021 ha batido el anterior récord de inversión del prepandémico 2019, el año más dinámico de la serie histórica.”.

Que este ritmo de crecimiento tenga continuidad, dependerá en gran medida de la evolución del consumo y de la incertidumbre que empieza a mostrarse como algo real, sustentada por una crisis en los precios de la energía y por una inflación que parecía olvidada pero que de momento ha vuelto ¿para quedarse?.

¿Será el 2022 un nuevo año récord?. Eso nadie lo sabe. Lo que sí parece cierto, es que los distintos agentes que intervienen en este mercado, van a seguir poniendo todo su empeño para que, nada (pandemia y/o crisis) ni nadie (Administraciones), lo impida.

¡Hasta el infinito y más allá!.