Para el Grupo GSE y para todo el Grupo Goldbeck, 2021 va a ser nuevamente un año de récord. Durante los últimos años, las cifras de contratación y de facturación han ido creciendo de manera considerable, incluso en los dos últimos años, marcados por la pandemia. Y eso se debe a la suma de los buenos resultados de todas las filiales del grupo, en prácticamente toda Europa y en China, puntualiza Ramón Lázaro, director comercial de la constructora GSE en España.

Hay que decir que, desde este año, todas las empresas del Grupo GSE pasarán a cerrar el año contable a 31 de marzo, adaptándose y unificando los criterios que utilizan todas las empresas del Grupo Goldbeck. Por lo tanto, aunque nos acercamos al final del año 2021, a nosotros todavía nos quedan tres meses para tener los resultados definitivos. No es momento de adelantarse tanto en el tiempo, pero la previsión a día de hoy, es que el Grupo GSE en su conjunto supere con creces los 670 millones de cifra de ventas en 2020.

Nuestros objetivos para 2022 pasan por consolidar el crecimiento experimentado en los últimos ejercicios, y por supuesto repetir con los clientes, lo que será una prueba evidente de su satisfacción.

Se incorpora Portugal

En lo referente al mercado español, desde hace un par de años se ha incorporado Portugal al ámbito de actuación de GSE , al tratarse de un país con oportunidades para los clientes del ámbito logístico. Para ello, se ha constituído una nueva filial con la máxima, lo que posibilita la ejecución de obras sin límite de importe económico.

En el segundo trimestre de este 2021 se han iniciado las obras de un proyecto que tras más de dos años de diseño, y una vez obtenida la licencia de obra, se desarrolla para Aquila Capital, bajo su denominación Green Logistics. Se trata de un proyecto de casi 115.000 m2 de superficie en dos naves casi idénticas, y al que, antes de iniciar la obras, se decidió incorporar 7.000 m2 de frío negativo para satisfacer las necesidades de su inquilino. Las obras avanzan a buen ritmo, y está previsto que estén concluídas a finales de 2022.

Ya en el territorio español, se han finalizado proyectos para clientes como Montepino y Segro, y se han iniciado las obras del tercer proyecto de Mountpark, una nueva plataforma, de 12.430 m² que se ubica en la Plataforma Central Iberum de Illescas. Cabe destacar también el trabajo realizado en varios proyectos que se iniciarán en breve, y que por el momento dejamos sin concretar.

Objetivos para 2022

Con todo lo mencionado, el año 2022 comienza con una cartera cercana a los 90 millones de euros. Para el equipo que integra España y Portugal (los que estamos aquí, junto con todos los que proporcionan soporte desde la central, ha sido un año lleno de retos, de muchos esfuerzos, y muchas satisfacciones, apunta Lázaro.

Nuestros objetivos para este próximo año pasan por consolidar el crecimiento experimentado en los últimos ejercicios, y por supuesto repetir con los clientes, lo que es una prueba evidente de su satisfacción. Estamos convencidos de que el sector logístico seguirá en auge, tal como hacen prever los indicadores que nos comparan con nuestros vecinos europeos. No hay que olvidar, no obstante, que GSE desarrolla so sólo proyectos logísticos, sino también industriales, en lo que hay que hacer especial hincapié.

Ramón Lázaro, Director Comercial y Desarrollo de Negocio en GSE

También en el sector industrial

Desde hace tiempo que estamos haciendo prospecciones en los sectores industriales que necesitan expandirse, para ofrecer nuestros desarrollos “llave en mano”. En este tiempo, hemos constatado que las industrias tienen diferentes formas de afrontar sus nuevos proyectos, pero que algunos ven nuestras soluciones de forma muy positiva, por lo que esperamos que algunos de ellos confíen pronto en nosotros para la construcción de nuevas instalaciones.

No obstante, 2020 también va a ser un año difícil en lo que se refiere a la gestión de los costes de construcción. Es algo que no sólo depende de nosotros, pero sí depende de nosotros gestionar la situación de forma que no resulte perjudicial ni para GSE , ni para nuestros Clientes o nuestros proveedores. En toda esta vorágine de acontecimientos, debemos esperar que todo vuelva a una estabilidad, pero sin duda debemos cambiar de una forma u otra la manera de relacionarnos con nuestros Clientes.

Resulta paradójico pero, además de esta incertidumbre en lo relativo a los costes de los materiales de cosntrucción, es preciso seguir apostando por la implantación de políticas ESG (Environmental, Social and Governance) dentro de GSE. Hemos sido pioneros en nuestro sector, y el éxito y el futuro de las empresas hoy en día va más allá de los sellos de certificaciones ambientales.

Por eso es preciso trabajar en acciones que realmente resulten útiles para reducir la huella de carbono de nuestros edificios (tanto en su construcción, como durante su explotación), pero también en conseguir que nuestros trabajadores, y los trabajadores de los edificios que construimos, tengan una muy buena calidad en su entorno laboral, favoreciendo las políticas que impulsen la productividad a través del bienestar de las personas. En todos los ámbitos de las empresas, el factor humano es fundamental.

Tenemos ya marcado un objetivo ambicioso para llegar al año 2025 con unos altos estándares en materia de políticas ESG, y estamos seguros de que nuestros clientes también están trabajando en ello y lo van a valorar. Esperamos poder ofrecerlo, desde las primeras  fases iniciales de los proyectos, a todos nuestros clientes, sin un coste adicional para ellos.