La helvética ABB ha cerrado esta misma semana un acuerdo para adquirir la burgalesa Asti Mobile Robotics Group por un montante que no se ha dado a conocer, con la intención de cerrar el proceso a mediados de este mismo verano.

Con la operación, el grupo suizo ampliará su oferta de robótica y automatización, de tal modo que estará en condiciones de ofrecer una cartera completa para la próxima generación de equipos de automatización flexible. Así mismo, la adquisición forma parte clave de la estrategia de crecimiento externo de ABB.

En este sentido, se prevé que la nueva área de negocio de AMR de ABB instalará su sede en Burgos y estará dirigida por Veronica Pascual Boé, actual consejera delegada de Asti.

Asti, fundada en 1982, tiene su sede en Burgos, España y emplea a más de 300 personas en España, Francia y Alemania.

Su consejera delegada, Veronica Pascual Boé era hasta ahora la accionista mayoritaria de la compañía castellana, en cuyo capital también se encuentra el Keensight Capital.

La empresa burgalesa ha destacado en los últimos años en el desarrollo de AMR, que incluye vehículos de remolque autónomos, soluciones de mercancía a persona, transportadores de unidades y transportadores de cajas, así como una oferta de software integral, que abarca desde navegación y control de vehículos, gestión de flotas y pedidos y sistemas de trazabilidad basados ​​en la nube.