La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha anunciado la próxima creación de un consorcio público-privado con SEAT-Volkswagen e Iberdrola para montar la primera fábrica de baterías en España.

El Ejecutivo quiere abrir este proyecto a otros socios, como parte del primer proyecto estratégico a desarrollar con los fondos de recuperación en el ámbito de la transición hacia el vehículo eléctrico y conectado.

De igual manera, Industrial estima que este proyecto va a permitir desarrollar un conjunto de actuaciones que garanticen que existan en España las infraestructuras, instalaciones y mecanismos necesarios para fabricar de forma autónoma y competitiva un vehículo eléctrico conectado completo.

Con ello, el Gobierno hace su aportación, según Maroto, para que «España siga siendo líder en la industria del automóvil a nivel mundial apostando por una movilidad sostenible.

Todo parece apuntar a que la instalación se ubicará en el entorno de Barcelona, cerca de la planta de Seat tiene en el municipio de Martorell. El anuncio coincide con la salida de Nissan de la Zona Franca de Barcelona, que dejará libre una planta diseñada para la industria automovilística en la capital catalana.

Adicionalmente, Seat ha anunciado recientemente conversaciones con el Ejecutivo para impulsar la fabricación de automóviles pequeños eléctricos en España.