mesa-asamblea-aeutransmer-20-02-2018

La seguridad de los trabajadores y usuarios es una de las prioridades de los miembros de la asociación.

La distribución capilar acaparó gran parte del debate que tuvo lugar en la Asamblea General de Aeutransmer, celebrada el pasado 20 de febrero en la sede de la Iata.

Allí se puso de manifiesto la necesidad de que los ayuntamientos, como lo hacen las administraciones estatales y autonómicas, reconozcan que los cargadores deben estar muy presentes en los foros en los que se diseñan las políticas de Distribución Urbana de Mercancías.

Por otra parte, la seguridad de los trabajadores y usuarios es una de las prioridades de los miembros de la asociación y de ahí que la correcta estiba y sujeción de la carga, así como una mejor y más efectiva Coordinación de Actividades Empresariales en la Prevención de Riesgos laborales, hayan sido dos de los temas sobre los que se acordó profundizar a lo largo de este año.

En cuanto el transporte marítimo, la próxima publicación del Real Decreto de la Vgm de Solas hace prever que, aunque no haya modificaciones profundas respecto a la resolución en vigor, si se necesitará un nuevo periodo de adaptación a esta modificación normativa.

En relación al rechazo de los transportistas a continuar la vía de la negociación mientras esta contemple la introducción de las 44 toneladas, los cargadores continuarán con la mano tendida hacia este colectivo, con la esperanza de poder cimentar un nuevo escenario de negociación.

Tras la Asamblea, se ha celebrado una jornada sobre ‘El desarrollo de la carga aérea‘, con la participación de Francisco Rizzuto, responsable para Europa de carga aérea de la Iata, y Jesús Cuellar, responsable de la División de Carga Aérea de DB Schenker.