La nueva gama Volvo FH incorpora nuevas soluciones tecnológicas inteligentes que reducen el consumo de combustible, disminuyen los tiempos de transporte y mejoran la seguridad en la carretera. Sin embargo no solo ofrece estas ventajas.

Mediante el uso de elementos textiles y componentes que contienen menos sustancias químicas, el nuevo vehículo ofrece un aire considerablemente más puro dentro del camión que el del exterior.

El fabricante se ha centrado en minimizar las emisiones de los materiales del interior así como en reducir la cantidad de partículas que entran en la cabina a través del sistema de climatización. De esta forma, se ha conseguido reducir los olores y la cantidad de partículas y sustancias orgánicas.

Durante años, Volvo ha investigado y mejorado continuamente la calidad del aire en la cabina, introduciendo mejoras continuas a lo largo de la década pasada. En los últimos años, esta investigación ha formado parte del proceso de desarrollo del nuevo Volvo FH.

Las emisiones de sustancias orgánicas de los tejidos del interior de la cabina son una preocupación muy habitual en la industria de la automoción. En la mayoría de los casos, estas emisiones aumentan cuando la cabina está muy caliente o se expone a la luz del sol.

El fabricante ha tratado esta materia en diferentes maneras. Los retardadores de inflamación en el Nuevo FH se han reemplazado por tejidos más gruesos y densos que cumplen con las regulaciones de seguridad contra el fuego. Todos los tejidos están certificados con el “Oeko-tex standard 100”, que garantiza que no contienen niveles de sustancias tóxicas.

Los componentes tóxicos presentes en el plástico y el cuero utilizado en asientos, volante y elementos decorativos se han reemplazado por sustancias más inocuas, y el cuero se ha teñido siguiendo un proceso libre de cromo.

Para evitar que las partículas del exterior penetren en la cabina, el aire entrante pasa por dos filtros activos combinados  que están diseñados para minimizar el número de pequeñas partículas que entran.