siemens alsthom

La nueva compañía, que estará registrada en Francia, tendrá su sede principal en París.

Siemens ha firmado un Memorándum de Entendimiento con el proveedor de sistemas de transporte francés Alstom para fusionar sus operaciones ferroviarias y crear así una potencia europea del ferrocarril a largo plazo.

El grupo, cuya oferta será ahora más innovadora y competitiva, controlará el 50% de la entidad resultante, Siemens Alstom, que podrá hacer frente a la competencia del fabricante chino CRRC Corp, que domina el mercado asiático. Además, conviene señalar que el gobierno francés controla actualmente el 20% de las acciones de Alstom a través de Bouygues.

La combinación de ambas compañías proporcionará a los clientes sistemas de movilidad más inteligentes, eficientes y limpios, en línea con los desafíos que plantean actualmente las ciudades. Su objetivo es generar un volumen de negocio de 15.300 millones de euros y unas sinergias anuales de 470 millones de euros en cuatro años.

La nueva compañía, que estará registrada en Francia, tendrá su sede principal en París, donde también se gestionará lo relacionado con el material rodante. Sin embargo, las oficinas donde se desarrollarán las soluciones de movilidad estarán en Berlín.

Mercados en crecimiento

Ofrecerán una amplia gama de productos y soluciones adaptados a las necesidades de los clientes, desde las más eficientes económicamente para un mercado masivo hasta las más sofisticadas. Su intención es acceder a mercados en crecimiento como los de Oriente Medio y África, La India, Sudamérica y Centroamérica, donde está presente Alstom, y a China, Estados Unidos y Rusia, donde opera Siemens.

El acuerdo está pendiente de la aprobación de los reguladores y de los comités de empresa, por lo que se espera que esté concluida a finales de 2018. En caso de que Alstom decidiera no continuar con la operación, tendría que abonar una indemnización de 140 millones de euros.