Amazon sigue sumando nuevas instalaciones logísticas en España para mejorar sus servicios y, en este sentido, espera tener operativa su nueva estación logística de Alicante este mismo verano.

En estas instalaciones de más de 8.000 m2 de superficie la multinacional trabajará con cinco empresas de reparto locales y empleará a unos 300 conductores de empresas de transporte colaboradoras.

Amazon utiliza estas estaciones logísticas para gestionar los servicios de la última milla de sus pedidos. En estos centros trata de acelerar las entregas a los clientes y se emplean como punto de distribución cross-docking de los paquetes que llegan desde los centros logísticos y de distribución de Amazon cercanos para cargarse en los vehículos de reparto y entregarse al clientes final.

Amazon abrió su primera plataforma logística en España, ubicada en el municipio madrileño de San Fernando, en 2012.

Después, la compañía ha abierto cuatro centros logísticos más en las poblaciones barcelonesas de El Prat, Martorelles y Castellbisbal, así como en la localidad toledana de Illescas, en el municipio sevillano de Dos Hermanas y Alcalá de Henares.

De igual modo, el e-tailer estadounidense cuenta también con dos centros logísticos urbanos en Madrid y Barcelona, otros dos centros de distribución en la localidad madrileña de Getafe y el municipio barcelonés de Barberá del Vallés y 14 estaciones logísticas distribuidas por todo el país y tiene en marcha más de media docena de nuevas instalaciones para uso logístico.