buque-de-bandera-española

Las dos partes consideran que sería beneficioso aumentar el número de buques con bandera nacional para incrementar la cantidad de marinos españoles.

La Asociación de Navieros Españoles, Anave, y el Sindicato Marítimo Portuario de ­UGT han debatido sobre los problemas más acuciantes que afectan a la flota española y que han provocado que el número de buques bajo pabellón español se haya reducido significativamente en los últimos años.

Ambos coinciden en que los trámites administrativos que se exigen y las inspecciones que deben realizarse para cumplir con el Convenio Internacional Maritimo son actualmente los principales escollos en el sector.

Además, están de acuerdo en que debe impulsarse el Registro Especial de Canarias para aumentar su competitividad y atractivo para los armadores nacionales e internacionales. Recuerdan que no se ha hecho ninguna modificación desde su creación en 1992, con lo que se ha quedado obsoleto y no puede competir con pabellones más permisivos o buques con bandera de conveniencia.

Las dos partes consideran que sería beneficioso aumentar el número de buques con bandera nacional para incrementar la cantidad de marinos españoles y poder solucionar los problemas actuales de los profesionales, que deben realizar prácticas para poder obtener títulos y certificados.

En otro orden de cosas, tanto Anave como UGT creen que se necesita una mayor conciencia política a la hora de afrontar los problemas del sector, para lo que el Gobierno debería constituir un ente administrativo especializado en todo lo relacionado con la mar.

En el encuentro mantenido, se han sentado las bases para una colaboración entre las dos organizaciones, que seguirán avanzando en sus objetivos comunes en un próximo encuentro en el mes de septiembre.