El comité ejecutivo de la Asociación de Empresas Estibadoras y Centros Portuarios de Empleo, Anesco, ha puesto el foco en la necesaria reducción de la presión fiscal sobre la estiba para no perder competitividad y tráficos frente a otros países.

Su intención es que se revise el tipo de gravamen de la tasa de ocupación sobre el dominio público portuario a las terminales, para poder competir con otros países dentro del mercado marítimo. En este contexto, ha recordado a la administración pública que poner el foco en los puertos «para aumentar la recaudación» lastra al conjunto de la economía y reduce las posibilidades de generar empleo de calidad.

Junto a ello, Anesco apela a una adecuada política de inversiones, en aras de mejorar la competitividad del sector, ya que considera que en algunos casos existe sobreinversión e inversiones no productivas que perjudican la autofinanciación del sistema y la cuantía de las tasas portuarias.

Asimismo, desde la Asociación han vuelto a insistir en la importancia de la estiba para la economía española, pues el 90% de las exportaciones y el 60% de las importaciones españolas se realizan a través de los puertos y el valor de estas mercancías representa el 35% del PIB. Además, aproximadamente el 65% de estas mercancías requieren servicios de estiba y desestiba.