Los grandes empresarios y los responsables políticos han dado su firme apoyo a la creación de un mecanismo denominado “Conectar Europa”, tal como ha propuesto la Comisión Europea para el nuevo período de financiación de la Unión Europea 2014-2020.

Dotado con un máximo de 50.000 millones de euros, puede llegar a ser un importante instrumento de inversión en infraestructuras a escala europea, con objeto de velar por el correcto funcionamiento del mercado único e impulsar el crecimiento sostenible, la competitividad y el empleo en toda la Unión Europea.

En opinión de José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, «es preciso contar con un mecanismo ambicioso para invertir en el futuro crecimiento de Europa e impulsar la creación de empleo. Sin él muchas de las inversiones necesarias en infraestructuras de transporte en la UE no se llevarán a cabo si solo se plantean a nivel nacional«.

Se esperan unas inversiones privadas importantes gracias a los instrumentos financieros innovadores relacionados con el mecanismo “Conectar Europa”, tales como bonos para la financiación de proyectos, y las orientaciones a más largo plazo y la seguridad para la planificación que aquél supone.

Unas redes transeuropeas de alto rendimiento, sostenibles e interconectadas de forma eficiente son esenciales para el pleno funcionamiento del mercado único de la UE y para la transición hacia una economía de bajas emisiones más sostenible.

La próxima reunión extraordinaria del Consejo Europeo del 22 y 23 de noviembre, estará dedicada al marco financiero plurianual. En la reunión del Consejo del pasado mes de junio, se aprobó el lanzamiento inmediato de bonos piloto para la financiación de proyectos.