La Dirección General de Carreteras ha aprobado la primera norma española sobre carreteras 2+1, que constituirían un híbrido entre autopistas o autovías, con dos calzadas separadas, y carreteras convencionales, con una única calzada.

Según la Orden Circular 1/2021 sobre Recomendaciones para el diseño de Carreteras 2+1 y carriles adicionales de adelantamiento, en este tipo de carreteras existiría una única plataforma donde se mantendría una separación entre sentidos de circulación y se dispondría de un carril por cada sentido más otro carril adicional interior dedicado al adelantamiento.

Entre las principales ventajas, destaca la mejora de la seguridad respecto a la carretera convencional, unas velocidades medias de recorrido más elevadas, la reducción del coste de construcción respecto a una autopista o autovía, y una menor afección ambiental.

Carreteras 2+1

Además, las condiciones de diseño son más flexibles, al no necesitar conseguir la distancia de adelantamiento necesaria para una carretera convencional, y facilita el adelantamiento de vehículos lentos donde su presencia resulte significativa.

Por ello, desde el Ministerio de Transportes creían necesario establecer una norma para proporcionar a Administraciones, proyectistas y técnicos, entre otros, un soporte básico para todas las decisiones que se deben adoptar en un proyecto de este tipo.

España se suma así a otros países europeos, como Suecia, Finlandia, Alemania, Francia o Irlanda, o del resto del mundo, como EEUU, Canadá o Australia, donde están apostando por esta solución.