Instalaciones de Basf en Tarragona

La nueva terminal ferroviaria que la compañía petroquímica Basf quiere construir en Tarragona va quemando etapas. Así, la Comisión territorial de Urbanismo de Tarragona ha aprobado este jueves 26 inicialmente el Plan Director Urbanístico (PDU) que delimita la futura central intermodal de mercancías que la compañía petroquímica Basf quiere construir en los municipios de La Canonja y Reus, en el ámbito del polígono de la Gran Industria

La empresa BASF, ubicada en el polígono de la Gran Industria, es, junto con Mercabarna, la única con más de 60 hectáreas de superficie que no tiene actualmente conexión directa con una línea de ferrocarril. Es por ello que la compañía solicitó a la Generalitat de Cataluña que impulsara urbanísticamente la implantación de una terminal intermodal de mercancías en un área situada entre estos dos municipios.

La Dirección General de Ordenación del Territorio y Urbanismo (DGTOU) redactó el plan urbanístico que se ha aprobado y que en los próximos días se publicará en el DOGC para que durante el periodo de información pública, administraciones, entidades y particulares puedan presentar las alegaciones que consideren oportunas.

Impulso a la competitividad del polígono de la Gran Industria

La terminal que se proyecta beneficiará a otras industrias del mismo polígono que también carecen de esta salida ferroviaria para sus mercancías. Hay que tener en cuenta que el 25% de la producción petroquímica de España tiene su origen en el polígono tarraconense.

La solicitud de BASF es plenamente compatible con el Plan de infraestructuras del transporte de Cataluña (PITC), que tiene como objetivo alcanzar una cuota de tráfico de mercancías por ferrocarril del 10% en el año 2026. Además, permitirá conectar el polígono químico de Tarragona con las terminales intermodales del centro y el norte de Europa.

Capacidad para 65.000 contenedores anuales

Las 33 Has de superficie que tendrá la terminal son paralelas a la línea ferroviaria de Renfe Madrid-Portbou por Barcelona y también a la vía del futuro Corredor Mediterráneo. El PDU integrará y coordinará las actuaciones territoriales, ferroviarias y viarias necesarias para hacer realidad la central intermodal. Igualmente, el Plan prevé la mejora de las conexiones del Polígono petroquímico sur con la carretera N-340, un nuevo apartadero ferroviario y zonas logísticas y equipamientos.

El proyecto básico prevé disponer de tres vías de 500 m, con capacidad para mover 65.000 UTIs al año. La terminal estará abierta a todo el sector industrial de la zona, con disponibilidad las 24 horas del día y una capacidad de ocho trenes diarios.