Buque Scandola de AsaLines que une Tarragona con Vado Ligure dos veces por semana.

Buque Scandola de AsaLines que une Tarragona con Vado Ligure dos veces por semana.

La naviera Asalines prevé que en el plazo de un año la línea SSS que puso en marcha a principios del mes de agosto entre el puerto de Tarragona y el de Vado Ligure, en Italia, alcance una ocupación de entre el 90 y el 100% de su capacidad, según ha señalado a cadenadesuministro.es Joan Franco, director comercial de la naviera.

Arrancamos en agosto sabiendo que era un mes muy complicado por el paro de la producción, tanto en Italia como España”, señala. En septiembre, las cosas han mejorado y en octubre, noviembre y diciembre la compañía espera alcanzar a un porcentaje de ocupación elevado. “Ahora estamos en un nivel de ocupación de entre 40 y 50%, que con dos meses de actividad es una cifra correcta. Antes de hacer un año completo, esperamos estar con un nivel de ocupación de entre el 90 y el 100% en cada viaje”, asegura.

Asalines es un proyecto en el que participa la naviera Seatrade y Arola como consignatario y agente general en España, además de otros grupos inversores.

Mayor capacidad de carga

La línea que une el puerto español e italiano tiene un tiempo de tránsito de entre 22 y 24 horas, y en esta primera fase realiza dos salidas semanales, desde Tarragona los miércoles por la tarde y los domingos de madrugada y de Vado Ligure, los lunes y los viernes por la tarde noche.  El buque que realiza el trayecto es un Ro-Pax denomina Scandola que permite cargas en remolques con o sin unidad tractora, contenedores con o sin plataforma, mercancía peligrosa (IMO) y carga proyecto, con una capacidad máxima de 110 unidades y 60 pasajeros.

El buque fue construido en 1991, tiene una eslora de 150,43 m y un desplazamiento en carga de 12.953 toneladas.

Hemos intentado aprender de los errores de otros proyectos fallidos de líneas SSS desde el puerto de Tarragona y ofrecemos más capacidad para los conductores, porque el barco anterior estaba limitado a 12 conductores y nosotros hemos apostado fuertemente por el transportista autónomo y por el camión conducido”, destaca el responsable comercial de Asalines.

Carlos Arola y Joan Franco de AsaLines (de izda. a dcha.).

Carlos Arola y Joan Franco de AsaLines (de izda. a dcha.).

Además de un barco con mayor capacidad, Franco destaca que sobre todo “hemos apostado por la regularidad, porque los clientes precisan tener la garantía de que no van a perder tiempo”. Ofrecemos, asegura, “regularidad y buen servicio y por eso por ahora no hemos tenido reclamaciones”.

Durante agosto y septiembre, la mayoría de los clientes que han hecho uso de la  línea ha sido recurrentes. Hay que tener en cuenta, apunta Franco, “que aproximadamente el 60% de la carga es química no peligrosa, basada en la gran producción de carga de la zona de Tarragona, con Bayer, Basf, Repsol, etc. y todas las empresas de transportes, como Pañalón, Monfort, Joger”.

El resto corresponde a empresas de transporte convencional o conjunto completo con conductor. 
Otra característica de Asalines es su apuesta por el transportista autónomo, “aunque vemos que es un poco reticente todavía, pero poco a poco espero que contemos con su atención”, dice Franco.

Más escalas en el futuro

Sobre futuros planes, el responsable comercial señal que Asalines ha sido concebida para esta línea y solo cuenta por ahora con este buque, “pero tenemos en mente ampliar el servicio y poder ofrecer tres escalas semanales”. Esto sería posible teniendo un barco rápido pero debido al coste del combustible los gastos se disparan y por tanto la naviera intentará contar con dos barcos similares al actual. De todas formas, matiza Joan Franco, “primero hay que llenar este barco, aunque estamos convencidos de que el plazo de un año y medio o dos tendremos dos buques”.

La línea se inaugurará oficialmente el próximo 31 de octubre con la presencia del director general de Transportes de la Generalitad.

Desde Asalines se destaca la ayuda recibida por parte de la autoridad portuaria de Tarragona en la puesta en marcha del proyecto, porque es plenamente consciente de que su área de producción y recepción de cargas necesita una autopista del mar como esta, que conecta dos hinterlands con áreas con un gran potencial económico y permite el acceso a un mercado formado por miles de empresas y millones de consumidores mediante desplazamientos de corta y media distancia.