La Asociación de Empresas de Transportes de la Región Centro (Atradice) alerta de que el convenio para operadores logísticos y de transporte que promociona UNO junto a UGT “pasa por alto la difícil delimitación de la actividad de las empresas de transporte de mercancías, los operadores de transporte y las empresas logísticas (…), máxima a pocos días de que se publique la modificación de la LOTT que difumina aún más la regulación administrativa de estas actividades”.

De esta forma, Atradice se posiciona junto al sindicato CCOO que también ha expresado sus dudas sobre la delicada ruptura de ámbitos que presenta esta acuerdo y que puede suponer dejar a importantes sectores de trabajadores sin regulación concreta.

La patronal madrileña, además, advierte que el acuerdo firmado por UNO y UGT “puede constituir una práctica colusoria restrictiva de la competencia” porque, según jurisprudencia Constitucional de la UE, “el mero hecho de ser un acuerdo entre empresarios y trabajadores, no le exime de control de las normas de competencia”.

Atradice expresa estas opiniones en la respuesta a las declaraciones realizadas por el presidente de UNO, Gonzalo Sanz, el pasado martes 25 de junio en una reunión informal con la prensa en la que también participaron los sindicatos UGT y CCOO. Algo más de una semana ha tardado Atradice en contestar a las duras manifestaciones realizadas por Gonzalo Sanz, en las que calificaba de “recalcitrante” la postura de Atradice en la negociación del convenio colectivo de transporte de mercancías de Madrid. Además, daba a entender que esta patronal utilizaba la reforma laboral de “forma torticera” para bajar los salarios el 30% en la negociación.

Para Atradice las declaraciones de Sanz son “deliberadamente insidiosas y maniqueas, faltan a la verdad y atentan contra la buena fe negocial”.

Rompe la unidad de negociación patronal

Atradice no pasa por alto que las palabras del presidente de UNO pueden tener la intención de “preconstituir prueba anta una posible impugnación del convenio colectivo de operadores de transporte y de logística que promueve junto a UGT”.

En opinión de Jesús Sánchez, secretario general de Atradice y firmante de la respuesta, ha sido UNO la que ha roto la unidad de negociación de la parte empresarial y se está “irrogando” de una representatividad “de la que carece”.

Asimismo, al responsable de Atradice le llama la atención que Gonzalo Sanz tenga un conocimiento tan exhaustivo de la postura de Atradice en las negociaciones cuando “no ha estado presente en ninguna de las más de treinta reuniones ni en los cuatro actos de mediación que se han celebrado en los dos últimos años” por lo que niega que en ningún momento haya propuesto una reducción salarial del 30%.

Responsabilidades legales

Por todo, la patronal madrileña (asociada a Conetrans) considera que las imputaciones de Gonzalo Sanz denotan una grave irresponsabilidad porque “desprecian la participación de otras asociaciones en la negociación”. Es más, Sánchez cree que podrían incurrir en responsabilidades legales de distinto orden “al revelar una información confidencial con clara intención de focalizar la presión sindical en las empresas asociadas a Atradice”.

En todo caso, Atradice reconoce que el convenio colectivo de mercancías de Madrid está “obsoleto” y “nos obliga a adaptar las condiciones sociolaborales a la situación actual, recuperando parte de la competitividad perdida por las empresas madrileñas”.

Asimismo, Atradice considera que el acuerdo UNO-UGT pretende segregar el ámbito funcional del actual convenio sectorial y la inclusión de un 2,5% de incremento salarial que propone “supondría la puntilla para muchas empresas del sector”, concluye.