Bachmann ha instalado en su centro de producción de Suiza los Vehículos de Guiado Automático (AGV) Weasel de SSI Schaefer. En concreto, ha optado por esta solución de transporte automatizado de bajo coste para su división de embalaje, Bachman Forming, que trabaja para empresas de gran consumo.

Varios vehículos de este tipo están operando en las instalaciones, donde gestionan el transporte interno de materiales entre las estaciones de producción y el área de expedición.

El proyecto ha logrado ahorrar a la compañía más de 7.000 horas al año, lo que implica que el retorno de la inversión es inferior al año.

De los puestos de fabricación salen los diferentes artículos, que se embalan manualmente en 12 estaciones de trabajo y se meten en cajas de varios tamaños. Después, estas cajas son transportadas hasta el área de expedición a través de unas líneas de transportadores.

En total, el recorrido que une las estaciones con la mesa que transfiere los pedidos a los transportadores tiene una longitud de 175 metros. Además, se han colocado estaciones de transferencia manuales al lado de cada puesto de producción para que los empleados depositen las cajas con el embalaje del cliente final.

Al colocar las cajas, se lanza una señal para que los Weasel, que se desplazan a más de un metro por segundo a lo largo de una cinta óptica, vayan a recoger los pedidos. Su tamaño compacto (810 x 420 x 180 mm) les permite acudir a cada puesto, recoger las cajas y transportarlas de forma simple y eficiente hasta la entrada de las líneas de transportadores.

A continuación, vuelven automáticamente a la zona de recepción o a la siguiente estación de trabajo para recoger más pedidos. Todas estas tareas se realizan de forma automática sin que participe ningún empleado en ninguno de los procesos, que resultan fiables, rápidos y seguros.

Fácil integración en infraestructuras existentes

Este tipo de tecnología puede integrarse en los sistemas IT e infraestructuras ya existentes. El controlador de flota envía por WiFi las órdenes de transporte a los AGV, asignándoles los pedidos según una estrategia de clientes predefinida.

En el caso de esta compañía suiza, cuentan con tres Vehículos de Guiado Automático, pero podrían adquirir más en función de sus necesidades. Cada vehículo es capaz de gestionar 120 movimientos de transporte por hora, lo que equivale a un millón de paquetes al año.

Por otra parte, cada batería tiene una autonomía de 18 horas y puede sustituirse de forma fácil y rápida por otra.