napoles_balearia

El Nápoles será el primer buque de la naviera que se adaptará a la propulsión a gas.

Balearia quiere dar un paso más para disponer de una flota cada día más ecoeficiente. Por eso, en los próximos dos años proyecta remotorizar a gas natural licuado, GNL, cinco ferries de su actual flota, para así reducir las emisiones contaminantes.

Los ferries Nápoles, Abel Matutes, Sicilia, Bahama Mama y Martín i Soler forman parte de este proyecto tecnológico, en el que la naviera invertirá un total de 60 millones de euros. El Nápoles será el primero de los buques que se adaptará a la propulsión a gas, ya que está previsto que estos trabajos se acometan durante la varada de este invierno.

El uso del GNL en estos cinco buques prevé reducir anualmente más de 45.000 toneladas de CO2 y 4.400 de óxido de nitrógeno, NOx, y eliminar totalmente las emisiones de azufre y partículas.

La naviera también estudia otros dos proyectos de GNL y está construyendo dos ‘smart ships’ en los astilleros Visentini de Italia. De este modo en tres años prevé tener navegando nueve buques propulsados con esta energía.

La compañía viene trabajando en proyectos relacionados con el gas natural licuado desde 2012. Además de ser socio fundador de Gasnam, mantiene acuerdos estratégicos con Gas Natural Fenosa, ahora Naturgy, con quien tiene un contrato exclusivo de suministro de GNL para 10 años, y con Rolls Royce y Wärtsilä para la construcción de motores.

Asimismo, el año pasado ha puesto en marcha el primer generador de energía a GNL en un buque de pasaje, el Abel Matutes, y desde 2015 tiene en marcha un plan de formación en GNL para sus tripulantes e inspectores de buques.