La naviera Balearia ha retomado sus conexiones de alta velocidad entre Denia y Baleares, y en las rutas interinsulares entre Mallorca e Ibiza y Menorca. El fast ferry Cecilia Payne ha partido este lunes a las 17:00 desde el puerto de Denia rumbo a Ibiza y Palma con 183 pasajeros a bordo.

Este buque tiene capacidad para 800 pasajeros, lo que permite garantizar las distancias de seguridad a bordo. Además, sus pasajeros han sido los primeros en usar el arco de medición de temperatura, previo al embarque, que se ha instalado en la estación marítima de Denia.

El embarque se ha producido por grupos y se ha dispensado gel hidroalcohólico a los pasajeros, que deben usar mascarillas tanto en el embarque como durante el trayecto. Además, la naviera ha recuperado las travesías Alcudia-Ciutadella e Ibiza-Palma, mientras que mañana empezará a operar el Ramon Llull entre la península y las islas de Formentera e Ibiza.

Tanto en las terminales como a bordo, se realizan limpiezas constantes con productos certificados para la desinfección del Covid-19. En los buques y las estaciones marítimas se han incorporado señalizaciones para mantener las distancias de seguridad, así como cartelería y vídeos que recuerdan las recomendaciones, y se han instalado mamparas en las zonas de atención directa.

En este sentido, conviene apuntar que la naviera espera convertirse en breve en la primera a nivel mundial en obtener la etiqueta ‘Global Safe Site Covid-19’ en su máximo grado por parte de la entidad de certificación e inspección internacional Bureau Veritas.