Con el fin de adaptarse a las peticiones de los clientes europeos, cada vez más concienciados con el respeto al medio ambiente, Baoli ha ampliado su catálogo de carretillas contrapesadas térmicas diésel con unos nuevos motores que se adaptan a la norma EU5 e integran sistemas para la regeneración de gases.

El primero de ellos es el filtro de flujo DOC, que contiene metales que inician la oxidación de hidrocarburos, monóxido de carbono y combustible no quemado. Después, el filtro de malla DPF atrapa el hollín restante que el DOC no haya podido oxidar. Por último, en las versiones más nuevas, como la KBD 50/100, el líquido catalítico se mezcla con los gases de escape para reducir los óxidos de nitrógeno.

Además, ha presentado los nuevos modelos de carretillas eléctricas KBE 20-25N, que combinan productividad, rendimiento, rentabilidad. Son máquinas robustas y respetuosas con el entorno, equipadas con un sistema de frenado automático que se activa cuando se suelta el acelerador, lo que permite recuperar parte de la energía de frenado para convertirla en electricidad de nuevo.

Cuentan con componentes internacionales verificados y de alta calidad, como la pantalla y controlador electrónicos, y los nuevos motores de tracción y elevación. La transmisión de alta calidad proporciona una buena maniobrabilidad y el cambio de batería lateral, más rápido, fácil y seguro, permite aumentar la productividad y autonomía de los equipos de una manera muy eficiente.

Por otra parte, la marca dispone entre sus transpaletas eléctricas de la EP20- 111, que dispone de una plataforma abatible y permite que las operativas diarias en el almacén sean más eficientes y rentables. Asimismo, como en el caso anterior, la extracción lateral de la batería ofrece un extra de seguridad y rapidez.

Se trata de un modelo sostenible, con una capacidad de 2.000 kg, que alcanza los 12 km/h, y consigue la máxima eficiencia con un consumo muy limitado, gracias a un motor de tracción AC de 2,5 kW y una batería de 24V hasta 400 Ah.