alimentación aecoc banco de alimentos desperdicio alimenticio

Baraka prevé tener terminadas las obras de la plataforma de Alcalá de Henares en ocho meses.

El eje que articula la A-2 entre el municipio madrileño de Coslada y Guadalajara acumula cada vez más inversiones en inmologística.

Esta zona se está convirtiendo, por infraestructuras y conectividad, en el polo con mayor actividad de todo el país por disponibilidad de suelo en diferentes configuraciones capaces de adaptarse a las necesidades específicas de cada segmento de actividad logística y a escasos kilómetros de la ciudad de Madrid, lo que facilita la accesibilidad al mayor centro de consumo del centro peninsular.

A los recientes anuncios de proyectos realizados se suma ahora el Grupo Baraka, que tiene previsto invertir 40 millones de euros en la construcción de una plataforma logística en la localidad de Alcalá de Henares.

Dicha cantidad incluye la compra de una parcela de 95.600 m² en el polígono complutense de El Encín, en la que hasta hace dos años se encontraba el complejo fabril de Owens Corning en la ciudad complutense, con el fin de levantar una plataforma logística de 45.000 m² de superficie con certificación Breeam de construcción sostenible, cuyas obras durarán ocho meses, según calcula la constructora.

Con esta actuación, desarrollada según parece a riesgo, Baraka contará con un desarrollo en un enclave estratégico dentro de un área consolidada comercialmente y con fuerte presencia industrial.